Buscar
PANC
PANC

Portada

El indulto y la dignidad ciudadana

Marco Minguillo


En medio de platos, cubiertos, aroma de pavo horneado y en víspera de Navidad recibí de un familiar la predecible e indignante noticia que el inquilino de la celda de lujo de la Diroes (Dirección de operaciones especiales policiales) había sido indultado por el presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK). »»

Variaciones sobre la vida mundana de una MUJER INFINITA (Parte 1)

Esteban Ascencio


Día 15

En el rostro hay toda esa dureza y todo ese misterio. Nunca falta.

Imagínelo usted, ya son años acumulándosele en las orejas las infinitas contradicciones. Seguido decía: “lo malo no es decir lo que se piensa sino decirlo sin pensar”. »»

Variaciones sobre la vida mundana de una MUJER INFINITA (Parte 2)


Día 17

No le importa que siga con lo mismo, ¿verdad?

El viejo se quedó por unos momentos sin habla, se había vuelto hacia el muro de libros, parecía buscar a los amigos de los que Padua hablaba, pero la vista ya empañada le recordó cuando su Patrica y él salieron a dar un paseo en auto, y cómo un aguacero los sorprendió a medio camino. Así experimentaba en los ojos aquellos lapsos, como un parabrisas empañado impidiéndole ver entre los recuerdos, el rostro aquel de la muchacha leyendo en la banca del parque donde la conoció. »»

Estudiantes de Rinkeby homenajearon a Kazuo Ishiguro

Por Javier Claure C.


Por vigésima sexta vez, el 12 de diciembre del año en curso, la Biblioteca de Rinkeby, situada a 11 kilómetros del centro de Estocolmo, recibió al Premio Nobel de Literatura. Este año el galardonado es Kazuo Ishiguro nacido en Nagasaki (Japón) en 1954, y residente en Inglaterra desde los 5 años. Ishiguro llegó al lugar indicado alrededor de las 12:45 (hora sueca) acompañado de su mujer Lorna MacDougall y su hija Naomi Ishiguro. »»

Hoja al viento


¿Será qué sólo merecemos silencio, yacer adentro de una fosa de cemento en donde gritan justicia desde fondo nuestros huesos? ¿Cuantas más debemos ser semilla en el centro de los ojos para que se nos reconozca fruto, vida, flor, esencia? ¿Serán que somos menos importantes, que no valemos un peso, y qué la única manera en que nos nombren sea para desearnos el descanso eterno en un trozo de papel amarillo al viento? »»

Ishiguro explora sobre lo que se debe hacer para sobrevivir

Por Javier Claure C


Como todos los años en estas fechas se lleva a cabo, aquí en Estocolmo, muchos acontecimientos relacionados con el Premio Nobel. Más exactamente, el 7 de diciembre, de cada año a las 17:30 (hora sueca) en un hermoso salón del edificio de la Academia Sueca, da su discurso el Premio Nobel de Literatura. Miembros de dicha Academia y un público exclusivo se dan cita en el recinto para escuchar las palabras del laureado con el Premio más famoso del mundo. »»

Eduardo Dalter: “En el Caribe, la poesía como irradiación”

Entrevista realizada por Rolando Revagliatti


Eduardo Dalter nació el 6 de febrero de 1947 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Es poeta, investigador cultural, difusor de la poesía latinoamericana. Colaboró en las revistas culturales “Crisis” de Buenos Aires, “Shantih Magazine” de Nueva York, “Casa de las Américas” de La Habana, “Revista Nacional de Cultura” de Caracas, “Alero” de la Universidad de Guatemala, entre otras. Durante los años de la última dictadura militar de su país vivió en el Oriente venezolano y en la ciudad de Maracaibo. Dio conferencias y participó de encuentros internacionales (por ejemplo, en el Ginsberg Tribute, en el Central Park, Nueva York, en la Feira do Livro, en Brasilia, y en el 25º Festival Internacional de Poesía de Medellín). En el lapso 1994-2002 dirigió la revista de poesía latinoamericana “Cuaderno Carmín”. Durante el bienio 2004-2005 diseñó y dictó los seminarios de poesía latinoamericana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Algunos de sus poemarios: “Aviso de empleo”, 1971; “Las espinas del pescado”, 1973; “En las señales terrestres”, 1975; “En la medida de tus fuerzas”, Ediciones Cantaclaro, Maracaibo, 1982; “Versus” (1971-1984), incluye “Estos vientos”, 1984; “Silbos”, 1986; “Hojas de sábila”, 1992; “Aguas vivas”, 1993; “Las costas del golfo”, Ediciones Mucuglifo, CONAC, Mérida, 1995 (el autor residió en Güiria, poblado costero venezolano, durante 1977 y 1978 y a esa experiencia corresponden los textos); “Mareas”, 1997; “N. Y. Postales para enviar a los amigos”, 1999; “Almendro de naufragio”, 2000; “Bocas baldías”, 2001; “Marcha de los desocupados”, 2002; “El mercado de la muerte”, 2004; “Macuro”, 2005; “Hojas de ruta” (1984-2004), 2005; “Canciones olvidadas”, Editorial Recovecos, Córdoba, Argentina, 2006; “7 poemas”, 2007; “Cuatro momentos”, 2009; “Dos cigarrillos para Eliot”, 2015. Y en soporte digital: “18 poemas”, 2015, y “21 poemas – La hora de los zorros”, 2016. En prosa (estudios, antologías): “El periódico Alberdi y sus poetas”, 2000; “Historias, personajes y leyendas de Villa Luzuriaga”, 2011; “Harlem: los blues de la historia” (Un siglo de poesía), Editorial Leviatán, 2014; “Viento Caribe” (Poesía de Guadalupe, Guayana, Martinica y Haití; selección e investigación en coautoría con María Renata Segura), Editorial Leviatán, 2014. »»

Extrarrestres y restricciones presupuestarias


Canadá celebra sus 150 años en grande. Hace unos días, unas máquinas gigantescas y torvas se paseaban por el Centro de la Ciudad, escupiendo fuego y agua, causando la dicha de niños y adultos, y el horror y el pánico a algunos infantes que quizás van a tener consecuencias traumáticas más adelante en su vida, sobre todo si están predispuestos genéticamente a verle el lado negativo a las cosas. Para ejemplo un botón: una niñita recibe unos preciosos botines de regalo—los contempla unos instantes antes de ponerse a llorar desconsoladamente—los parientes le preguntan por qué llora y ellas les explica  con su media voz naciente que si llegara a llover, el agua y la tierra formarían barro, ella iba a salir a caminar con sus botines nuevos y se le iban a embarrar—y empezó a llorar de nuevo »»

Transfiguraciones de Octavio Paz

Por Julio Ortega


"Los poetas bajaron del Olimpo" (gracias a la irreverencia creativa de Nicanor Parra), y la noción de "poeta nacional" se convirtió en un gravamen. Tal vez por culpa de Víctor Hugo, multiplicado por sus monumentos, el único poeta que dejó incompletas sus obras completas: no cesan de aparecer nuevos manuscritos suyos. Antonio Machado fue casi canonizado como emblema trágico de la guerra civil española, y luego casi santificado por la naciente democracia. Un relativo olvido le ha hecho bien a su poesía, ahora podemos leerlo libre del ditirambo, ese mármol de todo oficialismo. No menos redundante es la idea de las "generaciones", casi un directorio telefónico reciclado. Los marcos locales de lectura periódica se han vuelto melancólicos; y los nacionales, museológicos. Hoy predomina un diálogo más civil, la posibilidad de una república literaria sin policías. »»

Recuerdos de Charlie 47 (1)

La López Pereyra


Estimados amigos: A raíz de la proximidad de los "30 años" he escrito una serie de "recuerdos" sobre mi experiencia como preso político en isla Dawson (como charlie 47) y otros lugares de detención de la antigua provincia de Magallanes. Les envío el primero como muestra y gustosamente les enviaré los próximos por si acaso interesan. Un abrazo. Augusto »»
Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net