Buscar
PANC
Publicado: Sábado, 04 de octubre de 2003

Miguel Enriquez

La muerte de uno de los mejores


La noche sueca va cubriendo las calles con su mantel negro de lluvias y vientos. Mi corazón aún rojo después de la batalla, apura su tranco cuando le hablo que mañana será otro aniversario más de la muerte de uno de los mejores.

Uno que se fué sin que fuera su hora, al igual que el otro que se nos fué allá en Bolivia, también en octubre, este mes maldito del continente.

Le cuento a mi corazón que ese que recordamos se llama Miguel Enriquez, y se lo digo alto y orgulloso, no en silencio como en los años duros de la patria. Y así nos vamos de conversa con mi corazón que rojo sigue saltando. Y yo le cuento del Bauchi y de Luciano y de los coligues de la cordillera de Neltume. Y la conversa bien vale un vino, vino negro de la patria que se mezcla con el rojo de mis pensamientos.

Y asi sin quererlos estamos hablando de gente de entonces y de ahora. Nos reimos acordandonos de las asambleas de la UNED en el pedagogico con el "pelao" Eduardo Vergara, hablando y enseñando la "línea democratico independiente". En ese tiempo no había un Miguel en voz alta, el Miguel estaba en las paredes del conventillo, en las conversaciones del casino, en las hojas sucias y ajadas de un "Rebelde" que corría de mano en mano ya hace mucho tiempo. Pero nos fuímos reuniendo y fuímos más y más y nos hicimos jóvenes y rebeldes. Miguel ya no estaba condenando al silencio sino que lo decíamos con orgullo y valentía. Se levantaba la juventud rebelde Miguel Enriquez.

No se me ponga triste, me dice mi rojo corazón, los muertos del pueblo mueren para seguir viviendo. Y así el negro de la noche y el rojo de mi corazón se juntan y en silencio, yo y mi corazón le hacemos un homenaje al Miguel y a través de el a todos los compañeros de la esperanza roja y negra que en esta noche de octubre se nos juntan en la garganta como un nudo.

Y ya nos vamos con mi corazón, un poquito más serenos y más enteros, porque en la fria noche sueca nos dimos cuenta que aún tenemos ideales y esperanzas. Estos minutos en que nos sentamos a conversar sobre el Miguel, nos limpió por dentro. Ahora podrémos seguir en esta "con todas las fuerzas de la historia".

Luis Barnes de Gotland (Suecia)



"... Compañeros trabajadores: vivimos momentos definitorios. las conquistas y el futuro de los trabajadores están amenazados.
La lucha de clases es siempre una guerra, encubierta. La contrarrevolución burguesa se propone, hoy en Chile, hacerla estallar"

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net