Buscar
PANC
Publicado: Sábado, 15 de diciembre de 2007

Entrevista a Juan Pablo Riveros desde Huinanco, Yumbel, Chile


I. ¿CUANDO EMPEZASTE A ESCRIBIR? ¿CUALES FUERON TUS PRIMERAS LECTURAS, TUS MOTIVACIONES LITERARIAS?

Inicie la escritura a raíz del golpe militar el 73. En esa época trabajaba como académico en la Universidad de Técnica del Estado. Tuve una crisis personal que se manifestaba prácticamente en todos los planos, esto es, en lo vocacional economista de profesión- en la docencia, en la esfera de mis convicciones políticas y religiosas de la época.

"No puedo dejar de citar al escritor que me marcó y, en cierto sentido, me señaló una ruta ya sea a través de sus palabras, de su escritura o de los senderos de lecturas que se sugieren a lo largo de toda su obra. Me refiero a Ernesto Sábato con quien me reuní en dos ocasiones en Buenos Aires. Por cierto, en ese entonces yo estaba muy lejos de visualizar cuál sería mi itinerario como escritor. Posteriormente, desde Sábato se inició un trabajo de lecturas cada vez más específico y, al mismo tiempo, más hondo. él me condujo a Vallejo, y a los principales poetas castellanos.


II. TU OBRA SE DESARROLLA EN LA PATAGONIA, EN EL SUR DEL MUNDO, EL RESCATE DE UN MUNDO PERDIDO, LA SOLEDAD, LOS HIELOS ETERNOS, HABLANOS DE ESO.

Es muy probable que más que referirse a la Patagonia y su soledad en cuanto tal, mi escritura se vale de esos paisajes como un arquetipo para decir algo respecto a la soledad del hombre contemporáneo y sus fríos en un mundo cada vez más centrado en las variables materiales, en su sentido, prosaico. Por otra parte, esto no es nuevo. Lo distinto puede ser el grado de profundización de la vulgaridad y de la materialización de la vida contemporánea, la globalización, la pérdida de la identidad nacional, el sometimiento a los dictados de las grandes potencias y, por decirlo con suavidad, la ingenuidad y miopía de la clase política en nuestros países. Y qué decir, de la academia, de la educación de nuestro país. Todo eso es el frío que atraviesa mi escritura. Hay un trabajo de Kate Jenckes, profesora norteamericana, único trabajo que se ha analizado con profundidad y lucidez el Libro del Frío luego de seis años de publicado. Entiendo que también está realizando un trabajo sobre De la Tierra Sin Fuegos, libro éste inexistente en el mapa de la crítica nacional extra académica. Es lamentable cuando en un país no existe una crítica, al estilo de la que habla y practica T.S. Elliot. Pero, con serenidad y sin resentimiento alguno, creo que a todos les llega tarde o temprano su hora cuando hay algo de valor en la obra de un autor.


III. ¿QUé OPINAS DE LA ACTUAL POESIA DE TU REGION NATAL, PUNTA ARENAS, Y DE LA ACTUAL POESIA CHILENA?

Creo que, contrariando a los entendidos magallánicos o a los críticos, el mejor poeta de Magallanes en este momento es Hugo Vera radicado en Puerto Natales. Su trabajo está a una altura muy superior al promedio de la región apuntando con su escritura a los grandes rasgos del hombre pero con un dominio de su entorno cotidiano, aspecto que enriquece su poética. Hay, no obstante, un velo de silencio en torno a su obra, lo cual tampoco es de extrañar. Entiendo que hay poetas jóvenes que lo están haciendo muy bien, pero, por desgracia, no tengo una visión completa de sus trabajos. No quiero citar a ninguno para evitar ofender a los que pueda omitir.

Nuestro país siempre ha tenido buenos poetas. Más allá de los tradicionales poetas mayores, creo que el poeta joven más importante es, a mi juicio por todo lo que nos ha dado y, sobre todo, por todo lo que nos puede dar -, Mario Meléndez de la Región del Maule. Como todo gran poeta está al margen de la crítica oficial - ¿hay, en realidad, crítica literaria en Chile?, de la vitrina y de la farándula literaria nacional. Y esto, obviamente, atenta contra lo que llaman éxito.


IV. ¿CUáL ES TU ANALISIS DE LA SITUACION CULTURAL EN EL CHILE DE HOY?

Lamento decir que mi visión es muy crítica. Las instituciones que se dedican a la Cultura en Chile son dirigidas salvo contadas excepciones- por personas inexpertas en estas materias y que se guían por criterios ajenos a lo que se entiende por cultura. Existe también una farandulización nefasta para las actividades culturales. Los presupuestos públicos o estatales son gestionados y asignados por evaluadores cuyos currículos literarios y culturales son dudosos y que no privilegian la calidad, la seriedad o la profundidad de los proyectos literarios. Hay poca transparencia en la asignación de los recursos públicos. Funciona mucho la institución del compadrazgo, el nepotismo ante la situación privilegiada de algunos que utilizan el poder para favorecer a sus protegidos y, muchas veces, a pesar de aquellos que hacen bien las cosas, pero que por ser minorías, y no obstante sus esfuerzos, desafortunadamente no logran imponer sus criterios. Nada de esto es nuevo en este país o en el mundo pero nunca se pierde la esperanza de que alguna vez se pueda poner atajo a esta situación. Podrías refutarme diciendo que en mi caso personal ello no funcionó cuando me dieron el Premio del Consejo del Libro el 2001 por el Libro del Frío. Mi respuesta es muy simple. Manipular ese concurso era imposible pues habían tres jurados de lujo que daban garantía de seriedad y respeto por el trabajo literario: me refiero a Gonzalo Rojas, Gonzalo Millán y Diego Maqueira.
Eso es lo que se necesita: la instalación de jurados insobornables, de trayectoria y prestigio reconocido. La única que ganaría con medidas de ese estilo, sería la Cultura Nacional y, al mismo tiempo, las generaciones jóvenes podrían recuperar la fe perdida en los auténticos valores de la poesía donde sea que ella se encuentre. De otra manera seguirá ocurriendo lo que hasta ahora. Algo parecido a lo que hacía Nerón cuando contrataba artistas para que proclamaran la excelsitud de su arte.


V. CUALES SON LOS AUTORES A LOS QUE SIEMPRE VUELVES?

En distintos tiempos y diferentes circuitos, siempre retorno en lengua española a Cervantes, Quevedo, Jorge Manríquez, Machado, Vallejo, Borges. También regreso a Pessoa, Erza Pound, T.S. Elliot, Melville, Kavafis. Una lectura preferida y de la cual he traducido algunos textos- es Emily Dickinson. En Chile, a Gabriela Mistral y Nicanor Parra. De Francia a Rimbaud, Saint John Perse, Flaubert Y entre los grandes leo y releo a Shakespeare, Dante, Homero, Horacio y, por sobre todo, a Kafka, lectura esta recurrente en estos últimos treinta años. Otro poeta predilecto, y que me ha ocupado mucho tiempo y que leo con alegría es Hölderlin. He colaborado con mi amiga alemana Annette Karl quien ha traducido algunos textos de Hölderlin.

Pero mis lecturas, con el transcurso del tiempo, se han ido alejando hacia los orígenes. Cada vez leo más a Lucrecio, Tácito, Plutarco, Platón, los trágicos griegos, Heráclito, las grandes epopeyas de la antigüedad, y a los antiguos, en general.


VI. HABLANOS DE TUS LECTURAS Y PROYECTOS ACTUALES, ENTIENDO QUE VIVES CERCA DE CONCEPCIóN Y DICTAS CLASES EN LA UNIVERSIDAD CENTRAL DE SANTIAGO.

Hace seis años que trabajo en el que será mi próximo libro Poema del Cosmos. La idea central consiste en rescatar y recrear los discursos sobre la creación del universo desde el Gran Fulgor. Desde esta perspectiva, estoy estudiando y reescribiendo los mitos o cosmogonías, y luego desarrollo poéticamente el discurso científico desde Ptolomeo, Copérnico y Galileo hasta Hawking. He estudiado los grandes hitos del discurso científico, en especial, el de la Física, la Teoría de la Relatividad y la Teoría Cuántica en sus intentos de explicar el universo, obviando lo más posible la dimensión matemática, a pesar de que ello opaca la belleza de la exposición y explicación científica pues, como diría Hawking o Einstein respecto de las ecuaciones. Son verdad porque son Bellas. Este recorrido me he llevado a la elaboración de un conjunto de poemas que se refieren a las galaxias, constelaciones, nebulosas y otras maravillas colosales que se encuentran entre las estructuras cósmicas más destacadas suspendidas en el espacio tiempo. Lo que partió siendo una idea simple, sin grandes ambiciones, se ha ido desplegando en un vasto proyecto poético. Por cierto, nadie espere encontrar en este libro sino lo que han dicho algunos de los más grandes pensadores y científicos de todas las épocas.

En efecto, he intentado elaborar un discurso poético con algunos puntos cúlmines del desarrollo humano ya sea que tales hitos representen maravillas o supremas desgracias, al decir de Tácito.

Estoy ocupando, entre las obras más importantes, una gran cantidad de bibliografía sobre las principales cosmogonías así como una treintena de sitios de Internet para los mitos y otros niveles de información científica. Un texto maravilloso de Tito Lucrecio: De la Naturaleza de las Cosas (alrededor del 90 a.c.), el Poema de Gilgamesh, el Bhagavad-Gita, una videoteca con alrededor de 60 programas grabados sobre el Cosmos y sus orígenes, los doce capítulos de Cosmos de Carl Sagan, El Universo Elegante y El Tejido del Cosmos de Brian Greene; El Universo Desbocado de Paul Davies, Hubert Reeves y otros en La más bella historia del Mundo y últimas noticias del Cosmos. Textos varios sobre Galileo, Kepler, Newton, Einstein, Heisenberg, Niels Bohr, Hawking, Proyecto Manhattan con Oppenheimer. También Fritjof Capra, Francisco Varela (Puente entre dos miradas), biografías, vídeos sobre Mozart y otros. Ensayos sobre la Segunda Guerra y el omnicidio de Hiroshima, Nagasaki. Ensayos y discursos de Harold Pinter, etc. Así como documentos históricos y la correspondencia epistolar de los principales actores que intervienen en el poemario. Por otra parte, es claro que estas lecturas representan el trabajo de siete años.

Como es comprensible, hay algunos que se asustaron cuando vieron parte de este vasto proyecto al ser presentado en el Fondo del Libro en el Concurso de este año 2007. Manifestaron que mi propuesta era muy interesante pero demasiado ambiciosa, casi desbordada. Que había que delimitar el objeto (¡sic!). Problemas de puntuación (¡sic!). Ignoro lo que aquel desconocido jurado habrá querido decir con eso. Está por sobre mi capacidad comprender ese haiku de los evaluadores, lo reconozco. Pero uno debe ser comprensivo y entender. Llevo casi 7 años trabajando en ese proyecto y dichos evaluadores deben haber dedicado un par de horas solamente. Evidentemente, era pedir (les) demasiado.

También he trabajado en algunos ensayos en torno a Kafka y Hölderlin. He hecho traducciones de la Dickinson, y he colaborado como dije, en la traducción de Hölderlin.

Actualmente vivo en Huinanco, un campo que está a 30 minutos de Yumbel. Es un lugar retirado, tranquilo y rodeado de hualles, eucaliptos y de aromos en flor en este helado invierno que se aleja y donde revolotean algunas loicas que enrojecen el paisaje amarillo. Hago clases de modelos matemáticos de Economía Pesquera en la Universidad Central de Santiago, un lugar de privilegio y de respeto en esta selva nacional.


VII. COMO DEFINES TU PROYECTO POéTICO?

Como escritor se tiene un compromiso con la palabra y su tiempo. Tal palabra o el decir poético la entiendo a la manera de Heidegger y de Hölderlin. La palabra es la morada del ser, es el compromiso de la palabra con el tiempo histórico que al poeta le tocó en suerte o en desgracia vivir. De ahí Hölderlin y su poeta en tiempos de penuria en aquel gran poema Brot und OEIN, y su concepción de la Naturaleza en su poema Cuando en día de fiesta. La palabra, la sutileza, la huida de la vulgaridad y de la ramplonería chambona es una cuestión o un peligro permanente. Por cierto, no estoy en contra de la vulgaridad o de la coprolalia en si, sino en cuanto no contribuyen al decir del poeta de (y en) su tiempo. Por el contrario, hay momentos en que es imprescindible recurrir a lo grotesco y a la grosería para potenciar el lenguaje poético. Cuando hay hechos o dramas históricos tales como el genocidio de Stalin, la solución final en la Alemania nazi, las matanzas colosales en China, las bombas de Hiroshima o Nagasaki, o la matanza recién ocurrida en Ruanda el 94 y las que han ocurrido en nuestros propios países, no podemos utilizar eufemismos para disfrazar o caricaturizar la verdad. Esto es una consecuencia de lo que dijo antes: el poeta debe ser historiador, un cronista de su tiempo y el historiador un poeta. Algo así dijo Aristóteles.


VIII. COMO VES AHORA, CON PERSPECTIVA, LA OBRA DE PABLO NERUDA, VICENTE HUIDOBRO, PABLO DE ROHKA, GABRIELA MISTRAL?

Yo agregaría a Nicanor Parra, una buena parte de su obra tiene un alto valor poético y que está entre lo mejor que se ha escrito luego de Neruda y la Mistral. Me atrevería a agregar no obstante, que el aporte de Parra es significativo y un retorno a los cauces poéticos de lo cotidiano trascendente, de nuestra idiosincrasia y del habla de nuestro pueblo chileno. Y también un saludable toque antipoético al discurso nerudiano prevaleciente hasta hace unos años, aunque, obviamente, el discurso Parriano ha conducido a la poesía actual a un callejón sin salida, evidenciando sus propias contradicciones internas. Diría, por otro lado, que del total de la obra de Neruda se podría rescatar siendo generoso-, la mitad de sus publicaciones. Comparto la opinión de Teillier al respecto: Neruda escribió varios libros de más. Quizá Parra unos dos. Huidobro siempre nos iluminará con su linterna cósmica, Altazor, cuando la noche se cierna en la poesía. Gabriela Mistral, será siempre importante y severa, por su profundidad escritural, su oficio, y el conocimiento de nuestro ser nacional. Se augura una valoración primero, y una revaloración posterior de toda su obra. De Rokha siempre nos impresionará por su consecuencia y su altura épica.

En cualquier caso, sólo el tiempo nos entregará la verdad. él es el encargado del rescate de lo genuino y permanente. Los humanos no somos confiables, menos aún en el corto plazo. ¿Quién podrá negar la vigencia de la Oda XI del libro I de Horacio? Ya quisiera uno ser leído así luego de 2000 años, o quizá, menos ambicioso, en unos 20 años más.


IX. ENTIENDO QUE PRONTO PUBLICARáS UN NUEVO LIBRO, CUENTANOS DE ESA OBRA TUYA.

En general ya me referí a ello en la pregunta VI. Sólo agrego que espero que el Poema del Cosmos esté publicado antes del 31 de diciembre de este año 2007. Estamos pensando en una edición sencilla, modesta y sobria, y al alcance de la gente.

Si bien la poesía debe ir en un envase digno esta vez hemos optado por la sobriedad y la economía.

-----------------
Invierno de Huinanco,Yumbel, septiembre de 2007
Fuente: Equipo "La Pata de Liebre"

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net