Buscar
PANC
Publicado: Jueves, 26 de febrero de 2009

Adios a Antonio Cortes Terzi


Conocimos a Antonio Cortes Terzi durante nuestro exilio en Buenos Aires en la década del 80. Trabajamos juntos en Casa Chile, y con distintos partidos políticos argentinos que se oponían a la dictadura militar chilena. Viajamos a Rosario, Mendoza, Córdoba, Montevideo, a reunirnos con organizaciones de chilenos exiliados para contribuir a derrotar la dictadura y preparar el retorno a la patria.

Antonio dirigía un taller de análisis político y era impresionante la forma como llegaban sus reflexiones a los jóvenes alumnos chilenos y latinoamericanos.

Una noche en el café La Paz en calle Corrientes lo noté triste. Es imperioso que el Partido Socialista se unifique, dijo. De lo contrario, todo será más difícil. A los pocos días llegó Clodomiro Almeyda desde Alemania a dictar conferencias a Buenos Aires y pensaba exactamente lo mismo.

Con Antonio caminábamos por calle Corrientes recorriendo las enormes librerías donde adquiríamos libros antiguos del más variado signo. Un día encontró en un estante una primera edición de un texto sobre la guerra del Pacífico, pero sin el nombre del autor en la portada ni en páginas interiores. Nos llamó la atención ese detalle no menor y le preguntamos al dueño donde había adquirido ese ejemplar. El librero no conocía la existencia de esa joya bibliográfica pero quedó de averiguarnos y no quiso vender el ejemplar.

A la semana siguiente nos comentó que su padre ya fallecido había adquirido el libro a un ex militar chileno, jubilado, y se llevó el secreto a la tumba.

Cada vez que nos encontrábamos en la Argentina y posteriormente en Santiago nos acordábamos de esa anécdota increíble.

En otra oportunidad nos reunimos en el café La Opera, en Corrientes y Callao, con un grupo de dirigentes juveniles argentinos. Con ellos, Antonio desplegó toda su capacidad intelectual dejando atónitos a sus interlocutores pues hizo una revisión de la historia de Argentina y Chile, con los principales aciertos y errores de sus gobernantes desde el siglo XIX y el siglo XX.

Los jóvenes se integraron esa misma semana a su taller.
Otra tarde me preguntó por mis autores favoritos y le respondí que cada lectura era algo nuevo, pero que mis libros más preciados eran Altazor de Huidobro, Residencia en la tierra, de Neruda, Epopeya de las comidas y bebidas de Chile, de De Rohka, Muertes y Maravillas, de Jorge Teillier, Contra la muerte, de Gonzalo Rojas, La pieza oscura de Lihn, y otros más. De inmediato partimos a una librería donde vendían literatura chilena y adquirió algunos de los textos citados. Luego nos fuimos al café La Giralda a beber chocolate caliente y rosquillas.

También tuve la oportunidad de ayudarlo en la operación retorno después del plebiscito. Se instaló en una oficina en calle Lavalle y comenzó la tarea organizativa. Y regresó ese mismo año a Chile. En los últimos años escribo periódicamente en centroavance.cl a través de los contactos con su compañera Marcia, Ernesto Aguila, Hiram Villalobos.

Querido compañero, hasta siempre, que los dioses cuiden tu espíritu; tu legado va a permanecer siempre y seguiremos cuidando al centro avance para darle continuidad a tu proyecto que, sin duda, no será el mismo sin su mentor. Nunca olvidaremos tu lucidez ya que eras el mejor analista político de nuestro país. Ojalá podamos publicar un libro con tus crónicas para que las futuras generaciones te conozcan y sepan que pasó por la vida Antonio Cortes Terzi, militante del Partido Socialista y amigo de sus amigos.


ANTONIO CORTES TERZI
SOCIOLOGO DE LA UNIVERSIDAD DE CONCEPCION, MILITANTE DEL PARTIDO SOCIALISTA,
ESTUVO DETENIDO EN LA ACADEMIA DE GUERRA EN 1974.
POSTERIORMENTE VIVIO EXILIADO EN MEXICO Y BUENOS AIRES.
ERA DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS AVANCE EN SANTIAGO

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net