Buscar
PANC
Publicado: Lunes, 24 de noviembre de 2003

Contradicciones humanas


Según se afirma lo que caracteriza al Ser Humano haciendolo un tanto especial, es su capacidad de razonar. De sacar conclusiones, de tener normas morales y éticas y de disfrutar de lo sexual. Según yo sé, es el homosapiens el único ser del planeta que tiene relaciones sexuales no solo para procrear sino por el puro placer de hacerlo. Como así también el único que bebe cuando no tiene sed, sino también por puro placer. Y si nos atenemos a esa manera de razonar, también deberíamos agregar que el homosapiens es el único que en forma racional y conciente se autodestruye.

Pero no como el escorpión, que lo hace cuando calcula que su posibilidad de vivir es nula. A ese estadio son pocos los que llegan pues requiere de una enorme capacidad síquica e ideológica. O un alto grado de desesperación. Pero no es innato a cualquiera. Ese, el suicidio, es un estado de exepción.

Si miramos a nuestro alrededor veremos que ese proceso de autodestrucción sucede por todas partes y es, además, constante. Como si perteneciese a nuestras rutinas diarias. O a nuestros génes.
Los vehículos chocan entre si haciendole a la muerte un favor gratis, los aviones se estrellan, los incendios se provocan, las guerras se crean, los golpes de estado se suceden por doquier, los asesinos matan, los jueces condenan a la pena capital y los hinchas enfurecidos de la "GarraBlanca" o de "LosDeAbajo", del AIK o del Hammarby, del Real Madrid o del Barca se matan entre si. Para no citar los crimenes pasionales…

Es como para preguntarse si el objetivo final del homosapiens no es otro que el de autodestruirse. Porque aparte de todos esos fenomenos, podemos agregar unos cuantos más como la masacre del medio ambiente, el abuso de las drogas y el alcohol pero por sobretodo el estilo de vida que llevamos. Desde que el planeta Tierra hizo su aparición en el luminoso y negro tapete del universo, han pasado millones y millones de años. La presencia de una temprana version del ser humano, el Ardipithecus ramidus, se ha establecido como en cuatro o cinco millones de años atrás, en cuanto la del homosapiens, nuestro pariente más cercano en el proceso de la evolución, data de hace unos docientos mil años atrás.

La famosa revolución industrial, comenzó hace como docientos años sentando las bases de nuestro estilo de vida moderno y actual. Y un par de siglos no son nada en cuatro o cinco millones de años, no les parece? El homosapiens está construido para andar. Diez o veinte kilómetros por día no era en absoluto algo raro, hacen cien años atrás. Pero, cuanto caminamos hoy día? Con toda seguridad algunas cuadras para ir al McDonalds o a la pizzeria más cercana a nuestra casa.
Han visto ustedes a los yanquis? El que pesa menos, pasa sin mucho esfuerzo los cien kilos… de grasa. Y ese fenómeno se está haciendo cada vez más generalizado tanto en Chile como en Suecia. Por poner un par de ejemplos.

Este fenómeno de la autodestrucción del ser humano, es algo asi como la diabetes u otra enfermedad endocrina de "autoinmunidad". O sea cuando los glóbulos blancos - por algún motivo que no está establecido aún - comienzan a atacar a sus propias y sanas células. En el caso del homosapiens moderno sucede más o menos lo mismo. Porqué nos autodestruimos es algo que no está exactamente definido tampoco. Lo único que es cierto, es que nuestro propio estilo de vida nos está matándo y a pesar de estar concientes de eso, no hacemos nada por evitarlo. No es contradictorio? O a tal vez sean esos fantásticos mecanismos de defensa que desarrolló Freud en su teoria del sicoanálisis, los que funcionan a toda máquina impidiendonos ver la realidad en toda su crudeza? La negación es uno de esos y en éste caso, calza como anillo al dedo.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net