Buscar
PANC
Publicado: Jueves, 13 de mayo de 2010

Algunas consideraciones sobre una entrevista a Omar Cid,

escritor y candidato a la direcci贸n de la SECH


驴Qu茅 pasa en la SECH? Es la pregunta de caj贸n a prop贸sito de la pr贸xima renovaci贸n de directorio en la SECH.

Como se ha sabido, algunos miembros de la SECH empezaron a hacer serios cuestionamientos a la forma como se desarrollar谩n las pr贸ximas elecciones para renovar su actual directorio. Entre otros, alegan falta de transparencia, falta de garant铆as por parte del TRICEL, para que 茅sta sea una elecci贸n libre y debidamente informada en igualdad de condiciones.

Esto no revestir铆a mayor gravedad porque, hasta en la elecci贸n de un club de barrio suelen cruzarse acusaciones entre un candidato a otro. Sin embargo, en esta ocasi贸n, la acusaci贸n reviste mayor gravedad, en tanto se ha ido transformando en una verdadera rebeli贸n de las bases, para cuyo caso ya han amenazado algunas filiales (Iquique, Valpara铆so, Concepci贸n y Punta Arenas) de no participar en el evento, si no se dan las garant铆as plenas que se piden con lo cual, qui茅rase o no, le quitar铆an piso a las nuevas autoridades elegidas.

A las irregularidades dadas a conocer, se agrega la denuncia que la actual crisis que atraviesa la SECH, se debe a que su actual direcci贸n se encuentra en manos de los comunistas. A esto acaba de replicar, recientemente, el escritor Omar Cid, uno de los candidatos, en una muy interesante entrevista a Cr贸nica Digital. Estando de acuerdo con el grueso de su reflexi贸n, sin embargo quiero detenerme en dos puntos. Primero, se帽ala: "el P.C. no es el 煤nico responsable de los problemas de la SECH". En este punto le encuentro toda la raz贸n pero, para el caso, le hago presente que ello no exime al P.C de ser el "mayor" responsable de lo que all铆 ha estado sucediendo. Sigue su entrevista este escritor se帽alando que: "cooperar con su fortalecimiento, desde dentro como socio o integrante de su directorio nacional, ser谩 siempre un agrado".

Ahora bien, no tengo por qu茅 dudar de las buenas intenciones que animan al colega para desde "adentro" cooperar con el fortalecimiento de la instituci贸n. Sin embargo creo que, en las actuales condiciones y circunstancias, de seguir en el directorio primando una mayor铆a comunista con los mismos dirigentes cuya conducci贸n la ha desprestigiado, esta aseveraci贸n del colega pierde pie result谩ndome un tanto ingenua. Y esto, no porque yo crea que los comunistas son intr铆nsecamente perversos, al contrario, tengo un gran respeto y admiraci贸n por la inmensa mayor铆a de su militancia, sino porque esa nueva directiva seguir铆a implantando malas pr谩cticas, aquellas mismas que se han ido entronizando en la direcci贸n central del P.C, las que deriva a sus dirigentes en cuyas asociaciones gremiales tienen mayor铆a o tienen importante influencia, lo cual le da un cariz distinto al problema en cuesti贸n. Avalo mi juicio por las razones que paso a exponer:

Cuando comenz贸 la crisis en el P.C. para muchos de nosotros, en ese entonces, militantes comunistas, lo atribuimos a una desviaci贸n de la tradicional l铆nea pol铆tica del partido, promovida e impuesta por su actual direcci贸n encabezada por Guillermo Teillier. Sustent谩bamos una posici贸n inequ铆voca de conservaci贸n de la tradicional l铆nea pol铆tica del P.C. en cuanto a que, su opci贸n fuera, clara y sin eufemismos, una opci贸n por los verdaderos cambios y transformaciones de las estructuras de nuestra sociedad, ra铆z a partir de la cual, en nuestra opini贸n, se originan todos los verdaderos males e iniquidades de nuestra sociedad. Esto, en oposici贸n a una pol铆tica de sumisi贸n y cooptaci贸n que avalara las meras reformas que se han estado imponiendo. Esto necesariamente ten铆a que conducir a una separaci贸n clara y n铆tida respecto de la Alianza y la Concertaci贸n, en tanto estos 煤ltimos se han inclinado inequ铆vocamente por meras reformas como soluci贸n a los males que nos aquejan reformas que, por lo dem谩s, las m谩s de las veces han derivado a una mayor consolidaci贸n del sistema neoliberal que nos rige.

En medio de la crisis, muchos compa帽eros comunistas, de muy buena fe, en su momento, justificaron su permanencia dentro del P.C porque pensaban que desde adentro podr铆an hacer algo para enmendar la err谩tica l铆nea de su actual direcci贸n. Otros, previendo que la pelea desde adentro ya resultaba un imposible optamos por dejar de militar en el P.C.

Creo, a la luz de todos los acontecimientos pol铆ticos sucedidos en todos los 谩mbitos, que los que no cre铆amos en la posibilidad desde adentro cambiar el estado de situaci贸n que, a nuestro juicio, pasaba por la salida de su actual direcci贸n (Teillier, Inzunsa, Carmona, y C铆a.) no est谩bamos equivocados. En efecto, hemos visto como poco a poco el P.C ha ido abdicando de sus herramientas ideol贸gicas a cambio de una cooptaci贸n pol铆tica que reafirma la l铆nea meramente reformista sustentada tanto por la Alianza como la Concertaci贸n. Estimamos que los compa帽eros que creyeron que desde adentro pod铆an cambiar el estado de cosas, finalmente han sido subsumidos y cooptados por aquellos que hasta ayer criticaban con todas sus fuerzas. En fin, todo se ha vuelto una rueda sin fin de cooptaciones; la Concertaci贸n cooptada por un reformismo meramente burgu茅s, que no apunta a las transformaciones necesarias, y el P.C cooptado a su vez por esa Concertaci贸n ya cooptada.

Entonces, si 茅sta es la actual t贸nica de la direcci贸n del P.C y que trasladan en aquellos organismos o instituciones gremiales que comandan o de la cual forman parte 驴por qu茅 habr铆a que creer que en la SECH ello ser铆a distinto, m谩s sobre todo, cuando sus actuales directivos han estado aplicando las mismas malas pr谩cticas heredadas del Comit茅 central del P.C al cual adhieren?

Debo recordar por lo dem谩s situaciones similares sucedidas en otros referentes: CUT, El Siglo", Radio Nuevo Mundo, CEPCH, y el paulatino estado de descr茅dito y degradaci贸n que ha estado experimentando la Universidad ARCIS por obra y gracia de la conducci贸n de sus actuales directivos comunistas, que han estado actuando con una l贸gica sectaria de poder en su interior, tanto en contra de trabajadores como sus acad茅micos. En fin sobre esto, existen antecedentes bien documentados, sobre lo que no es el caso extenderme en esta nota.

A帽os de militancia en el P.C me inclinan a pensar que con las actuales pr谩cticas de ahora, impuestas desde su direcci贸n, en donde quiera que tenga presencia el P.C, seguir谩 sucediendo lo mismo, de lo que han sido testigos los organismos y organizaciones sociales que han ca铆do en descr茅dito por acci贸n directa del P.C o por su notoria influencia. Los organismos ya mencionados ahorran mayores comentarios sobre el asunto.

Lamentablemente, debemos reconocerlo, all铆 en donde se encuentra presente el P.C no tenemos nada de que enorgullecernos. Al contrario, todo all铆 se diluye, se obnubiliza y se enreda. Los ejemplos de la CUT, el Siglo, la SECH, Universidad ARCIS son elocuente muestra de ello.

Claro est谩 que los verdaderos comunistas no queremos que esto siga sucediendo, y para que ello as铆 sea, no queda m谩s alternativa que cambiar radicalmente su actual direcci贸n, lo que nos asegurar铆a volver a tomar la senda de lo que fuimos y lo que tenemos que ser: un partido, claramente marxista y revolucionario, y no un partido de los enjuagues como en los hechos ahora se ha transformado.

Ahora bien, y para finalizar, volviendo al punto central de la nota, siendo un antiguo socio de la SECH, (socio Nr 1630) y no habiendo pagado mis cotizaciones desde hace alg煤n tiempo, entiendo que no estoy habilitado para participar en sus pr贸ximas elecciones y, si lo estuviera, creo que no participar铆a en tanto subsistan las actuales condiciones de descr茅dito y desprestigio a que la han llevado sus actuales directivos, y que han hecho que su imagen est茅 por los suelos.


Atte.
HERN脕N MONTECINOS
Escritor-ensayista
Un comunista sin carnet

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net