Buscar
PANC
Publicado: Domingo, 06 de junio de 2010

Dror Feiler: "Yo soy una pesadilla para Israel"


Este jueves arribaron al aeropuerto de Arlanda los activistas suecos que participaron en la "Flotilla de la Libertad" (Ship to Gaza), y con ellos, nuevos testimonios acerca del sangriento ataque israelí al convoy internacional de ayuda a Gaza. "Israel cometió un asesinato premeditado" declaró, a su llegada al país, el docente de Historia y Religión Mattias Gardell, quien, junto a otros seis cooperantes suecos conversó con la prensa a su llegada a Estocolmo.

Dror Feiler, artista y músico sueco-israelí

Cansados pero contentos de estar nuevamente en casa, junto a sus familias, se veían los siete activistas suecos que arribaron a Arlanda, en un vuelo proveniente de Estambul, durante la tarde de este jueves. A su regreso fueron recibidos por una gran cantidad de amigos, compañeros y familiares que les esperaban en el hall de vuelos de llegada.

Alrededor de 500 activistas habían llegado, el día anterior a Turquía, donde fueron recibidos por miles de personas. Todos ellos fueron puestos en libertad por Israel, luego de haber sido apresados en el ataque al convoy Ship to Gaza, la madrugada del lunes. Más de 10 000 personas se congregaron, más tarde, en la mosquita de Fatih, para rendir honores a las víctimas fatales del ataque militar, ocho de las cuales eran de nacionalidad turca.

Y el interés, en Suecia, por saber lo ocurrido a bordo de las naves, era amplio. Mattias Gardell declaró, a su llegada, que los israelis habían cometido los delitos de exceso de violencia, asesinato y piratería. Gardell se encontraba, junto a su esposa, Edda Manga, a bordo del "Mavi Marmara", la nave turca que fue objeto del ataque más sangriento, en el cual nueve personas perdieron la vida. Sin embargo, aun hay existen desaparecidos, por lo cual Gardell teme que esta cifra pueda aumentar.

- Los israelis cometieron asesinatos premeditados. Fueron patrullas especiales con visores láser. Dos personas murieron de balazos en la frente, uno de ellos recibió un disparo en la nuca, otro en el pecho, dijo Gardell.

El docente explicó también que en el barco no existían armas, y que, por el contrario, a los soldados israelis que fueron tomados presos, en un principio, se les quitaron sus armas de fuego, las cuales fueron arrojadas al mar. "Queríamos demostrar, por todos los medios, que la nuestra era una acción pacifica y que no portábamos armas a bordo", afirmó Gardell.

Por su parte, Dror Feiler, uno de los gestores de la iniciativa Ship to Gaza, fue maltratado por los soldados israelis, sin embargo, se mostró dispuesto a embarcarse nuevamente, apenas sea posible, para "continuar la lucha".

- Yo voy a volver, dentro de dos meses. Y entonces vamos a tener 12 barcos con nosotros, y la próxima vez, 36 barcos, afirmó, con énfasis.

Dror Feiler se veía muy cansado, luego de haber realizado una huelga de hambre de 46 horas, mientras se encontraba en la prisión israelí. Recién en Estambul comió algo, lo cual lo comentó como: "Estuvo apetitoso, pero no hay peligro conmigo, la lucha es lo más importante".

El artista y músico contó además que él es "una pesadilla para los israelis, ya que es nacido en Israel e hizo el servicio militar como comando de paracaidistas en la armada israelí.

- Yo me atrevo a decir las cosas, y ellos no pueden afirmar que yo no conozco las condiciones en el país. Soy un ser humano que contribuye a que las acusaciones de anti-semitismo, por cada crítica en contra de Israel, puedan desecharse. Es por eso que ellos me tratan más mal y tratan de que caiga.

No obstante, Feiler no se mostró amedrentado por el trato recibido de parte de los soldados israelis. "Hay que aguantar unos cuantos golpes. Lo peligroso es el lavado de cerebro, al cual someten al pueblo israelí. Ellos maltratan la verdad más que lo que me maltratan a mí", dijo.

Mattias Gardell también fue golpeado por los comandos especiales, sin embargo, él cree que su apariencia lo ayudó. "Yo soy rubio y de ojos azules. A mi me trataron bien, en comparación. Mientras más moreno eras, y tenías un nombre musulmán, más patadas te pegaban. A mi me pegaron en el estómago algunas veces, pero no fue nada en comparación con lo que le pegaron a Dror", afirmó.

Gardell, al igual que Feiler, está dispuesto a embarcarse nuevamente.
- Yo voy de nuevo cuando sea que se necesite, pero yo espero que lo acontecido conduzca a que el bloqueo a Gaza cese, declaró.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net