Buscar
PANC
Publicado: Domingo, 21 de diciembre de 2003

Gonzalo Rojas, Premio Cervantes 2003

El poeta que enfrenta el amor con la muerte


El "Premio Cervantes" se une al "Premio Nacional de Literatura de Chile" y al "Reina Sofía de Poesía Iberoamericana", ambos obtenidos en 1992, para reconocer una trayectoria literaria que arrancó en 1948 con la publicación de "La miseria del hombre". Como es tradicional, el galardón será entregado por el Rey de España el 23 de abril, fecha de la muerte del autor de "El Quijote", en un acto solemne en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, la ciudad madrileña en la que nació Miguel de Cervantes en 1547.

Gonzalo Rojas ha sido definido como un "poeta del amor y del erotismo" y como portavoz de una filosofía que contempla el permanente enfrentamiento entre la vida y la muerte.
Poeta "lentiforme, de los que no se apresuran", como él mismo se define gusta de escribir del amor, del erotismo y de una visión de la filosofía en la que la vida y la muerte se encuentran permanentemente enfrentadas.

Gonzalo Rojas no se considera un "inventor", sino un "poeta genealógico", y prefiere que no le adscriba a ningún paisaje, "por muy hermoso que resulte", de modo que, ha dicho en más de una ocasión, es "iberoamericano antes que chileno".

Apasionado por el diálogo, Rojas organiza a lo largo de los años 50 y 60 una serie de seminarios, conferencias y encuentros que, según opinaron en su momento Carlos Fuentes y José Donoso, constituyeron la gestación del "boom" de la literatura hispanoamericana.

Es uno de los padres del lenguaje coloquial, catedrático de Literatura en la Universidad de la Concepción de Chile, organizador de los primeros Encuentros de Escritores Americanos; que suponen el estrellato para la literatura latinoamericana. Rojas define estos encuentros como "espacios de reflexión". A pesar de su fulminante carrera se le conoce como una persona fácil y entrañable al trato.

A menudo irónico en sus declaraciones, Rodrigo Rojas se define políticamente de izquierda.
"Yo nunca he sido comunista ni socialista, sino anarco, ajeno a la vida política, pero profundamente del lado izquierdo", se describió en una ocasión.


Su vida

Hijo de un minero, Gonzalo Rojas Pizarro nació el 20 de diciembre de 1917 en la localidad carbonífera de Lebu (Chile), a unos 550 kilómetros al sur de Santiago.

Gonzalo Rojas, que perdió a su padre a los cuatro años, comienza sus estudios en la Universidad de Chile, primero en la facultad de Derecho, y luego, después de tres años, como alumno del Instituto Pedagógico.

Superados sus trabajos en el instituto Barros Arana y en las minas de Atacama, en las que se dedica a la alfabetización de los empleados, entra en la jefatura de redacción de la revista "Antártica", de Santiago de Chile, y más tarde, en 1938, en el grupo surrealista "La mandrágora".

En 1952 gana las cátedras de Literatura Chilena y de Teoría Literaria en el departamento de español de la Universidad de Concepción, en donde imparte clases hasta 1970.

En 1970 es nombrado Consejero cultural en China por el Gobierno del Presidente Salvador Allende.
El levantamiento armado de Pinochet en 1973 le sorprende en La Habana, donde ocupaba el cargo de embajador, y se convierte súbitamente en un "peligro para el orden y la seguridad nacional".

Durante su exilio, que duró hasta 1979, se estableció en Alemania Oriental y en la antigua URSS, experiencia que sirve de inspiración para una de sus creaciones, "Domicilio en el Báltico".

En 1975, el poeta chileno fija su residencia en Caracas, ciudad a la que llegó junto a su segunda mujer, Hilda, y su hijo Gonzalo, para impartir clases en la universidad Simón Bolívar, y dos años después escribe su tercer poemario, "Oscuro". La obra consolida a Rojas en el panorama internacional.

Logra regresar a su país en 1979 gracias a una beca Guggenheim, y desde entonces, vive en Chillán, a 400 kilómetros al sur de la capital.

En 2000 se publicó en España "Metamorfosis de lo mismo", recopilación de textos en poesía y en prosa de Gonzalo Rojas, quien no se plantea la retirada a pesar de su avanzada edad. "Soy un galeote empedernido que aún no suelta los remos", dijo.


Obras

La miseria del hombre (1948)
Contra la muerte (1964) *
Oscuro (1977) *
Transtierro (1979)
"Antología breve" (1980)
Del relámpago (1981)
50 poemas (1982)
Del relámpago (1984)
El alumbrado (1986)
"El alumbrado y otros poemas" (1987)
Materia de testamento (1988)
"Schizotext and other poems" (1988)
"Antología personal" (1988)
Desocupado lector (1990)
"Antología de aire" (1991)
"Las hermosas. Poesías de amor" (1991)*
"Zumbido" (1991)
Antología de aire (1991)
"La miseria del hombre" (1995)
Río turbio (1996)
Poesía selecta (1997)
"Metamorfosis de lo mismo" (2000)

¿Qué se ama cuando se ama? *
El réquiem de la mariposa *
Al silencio
Del ocio sagrado
Domicilio en el Báltico


Premios

Premio de la Sociedad de Escritores de Chile
Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1992)
Premio Nacional de Literatura de Chile (1992)
Premio José Hernández (1997)
Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo (1998)
Premio Cervantes (2003)


Poemas

OSCURIDAD HERMOSA
Anoche te he tocado y te he sentido
sin que mi mano huyera más allá de mi mano,
sin que mi cuerpo huyera, ni mi oído:
de un modo casi humano
te he sentido.

Palpitante,
no sé si como sangre o como nube
errante,
por mi casa, en puntillas, oscuridad que sube,
oscuridad que baja, corriste, centelleante.

Corriste por mi casa de madera
sus ventanas abriste

y te sentí latir la noche entera,
hija de los abismos, silenciosa,
guerrera, tan terrible, tan hermosa
que todo cuanto existe,
para mí, sin tu llama, no existiera.



CARBóN

Veo un río veloz brillar como un cuchillo, partir
mi Lebu en dos mitades de fragancia, lo escucho,
lo huelo, lo acaricio, lo recorro en un beso de niño como entonces,
cuando el viento y la lluvia me mecían, lo siento
como una arteria más entre mis sienes y mi almohada.

Es él. Está lloviendo.
Es él. Mi padre viene mojado. Es un olor
a caballo mojado. Es Juan Antonio
Rojas sobre un caballo atravesando un río.
No hay novedad. La noche torrencial se derrumba
como mina inundada, y un rayo la estremece.

Madre, ya va a llegar: abramos el portón,
dame esa luz, yo quiero recibirlo
antes que mis hermanos. Déjame que le lleve un buen vaso de vino
para que se reponga, y me estreche en un beso,
y me clave las púas de su barba.

Ahí viene el hombre, ahí viene
embarrado, enrabiado contra la desventura, furioso
contra la explotación, muerto de hambre, allí viene
debajo de su poncho de Castilla.

Ah, minero inmortal, ésta es tu casa
de roble, que tú mismo construiste. Adelante:
te he venido a esperar, yo soy el séptimo
de tus hijos. No importa
que hayan pasado tantas estrellas por el cielo de estos años,
que hayamos enterrado a tu mujer en un terrible agosto,
porque tú y ella estáis multiplicados. No
importa que la noche nos haya sido negra
por igual a los dos.
—Pasa, no estés ahí
mirándome, sin verme, debajo de la lluvia.


Página web: http://www.gonzalorojas.uchile.cl/

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net