Buscar
PANC
Publicado: Viernes, 23 de diciembre de 2011

Desde Suecia, Feliz Navidad


Navidad es sin lugar a dudas un tiempo de magia e ilusión, fecha propicia para efectuar un balance de muchas acciones, logros, sinsabores y de todo cuanto nos ha sucedido en nuestras familias, hogares, trabajos, comunidades.

Navidad es en nuestra creencia religiosa, un tiempo de verdad mágico, días propicios para ese reencuentro bendito de las familias, lo cual indica que debemos desplazarnos dentro de nuestras fronteras patrias, para acudir a la cita familiar.

Navidad para profundizar en la reflexión de los logros alcanzados, pero también para meditar en aquellos que no se cumplieron, y por supuesto quedan por concluir, para ello pondremos mayor voluntad en la esperanza de lograrlos.

Navidad nos obliga a beber del trago amargo que significa no poder asistir a la cita, en nuestros hogares, pueblos, ciudades o países. Esta ausencia será considerada como alimento espiritual, nutre el alma, para comprender que la vida es como una rueda, gira, unas veces arriba, otras abajo. Es la filosofía de entender los designios de la vida, no en vano José Martínez Torres, transmite su enseñanza de mano izquierda, mano derecha, para saber entender los designios de la vida, sobretodo cuando de colaborar y recibir se trata. Aprender, también en la soledad y en la lejanía, cuán importantes son nuestras familias y fundamentalmente nuestros hijos.

Navidad nos obliga a recordar a aquellos que han partido al encuentro bendito con el Señor. Para sus familias me permito recordar lo que muy bien dice la poetisa araucana Mónica Vargas Anjarí, " por más contento que esté siempre escondo una pena en el corazón "

Navidad nos permite dejar abierto el compás de agradecimientos por todo cuanto nos ha brindado la madre naturaleza, incluidas las catástrofes, ellas nos enseñaron empatía, solidaridad y hermandad, aquí se manifiesta el pensamiento de nuestro querido artista Miguelangel Landa, "haz el bien y no mires a quien" y de la internacional misionera de los enfermos, Madre Teresa de Calcuta, relucimos su cita por demás elocuente y vigente por siempre en nuestro peregrinar " a veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota de agua en el Mar, pero ese Mar sería menos, si le faltara precisamente esa gota ".

Navidad adelantada por varias horas desde Suecia, donde estaré con Valentina María del Jesús, mirando hacia la América Latina, rescatando las palabras de Ricardo Arjona, cuando menciona "porque existo, me despierto y me levanto ", yo agrego siempre pensando en su desarrollo, crecimiento y unidad de mi contienente patria. Y me permito divisar espiritualmente cada una de mis patrias, Chile de mi nacimiento, Venezuela la de mi adopción, de mis hijos y mis nietos, la de mis amigos desde Argentina, hasta México. Pero No olvido a Jesus Quintana en Wisconsin, Lucina Barry en Australia, Francesca Garrido en Catalunia y a Alfred Asís en Isla Negra por el sueño de sus Mil Poemas a Neruda y los Cien de los Mil, publicados en Suecia.

Navidad para invitar al dialogo permanente como única vía de entendimiento para hacer de las patrias, nuestra verdadera razón de vivir en armonía. Siempre bajo el pensamiento de Benito Juárez, cuando decía, que en los hombres como en las naciones, "El respeto al derecho ajeno es la Paz ", sobretodo por aquellos que piensan distinto, aún cuando nuestros padecimientos son los mismos.

Navidad para quienes están en las cárceles de toda la geografía latinoamericana, para aquellos que por pensar distinto, han sido relegados por las in-justicias democráticas de nuestros tiempos, por aquellos hijos autóctonos de la tierra mapuche, no solo los adultos, pues hoy también encarcelan a menores de edad, sin mencionar los asesinados a manos de los carabineros y amparados por la Constitución dejada por el General de Facto. Por aquellos presos políticos que aún existen en Chile, Brasil, Estados Unidos, sin dejar de mencionar a Guantánamo.

Por todos los hombres libres y de buenas costumbres que diseminados en la superficie de la tierra, son portadores de las buenas nuevas, de las luces y la moral, tan necesarias en los funcionarios públicos, militares y civiles sobre quienes pesa la responsabilidad de trabajar con manos limpias en la administración de los bienes nacionales y de la verdadera justicia social, sin que impere el compadrazgo, la amistad o la familiaridad en el desempeño cabal de las funciones que le han sido encomendadas por una carta magna y el voto unánime de la población democrática.

Navidad para que en los corazones de cada uno de mis hermanos sea derramado un poquito del balsamo reconciliador de asperezas, y aquellos que por sus justas acciones han podido testimoniar que han tenido un corazón en la manos, esta vez sea para testimoniar que no hemos arado en el mar, sino que por el contrario a veces debemos aceptar la opinión de la mayoría, ser justos y benevolentes, sin andar pensando en golpes bajos, que atenten contra la integridad de cada uno de los miembros de nuestra orden en general y de nuestro taller en particular...Por ello reflexión profunda en la esperanza de Armonía colectiva.

Para todo el pueblo infantil de mi continente latinoamericano, mis bendiciones, en la humildad de mis ser, esperando que esta noche especial, puedan compartir a la par de de un regalo también un bocado de comida en familia.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net