Buscar
PANC
Publicado: Sábado, 22 de septiembre de 2012

Francesca Serragnoli


Francesca Serragnoli e nata a Bologna nel 1972, dove si e laureata in Lettere Moderne. Ha lavorato presso il Centro di poesia contemporanea dell’Universita di Bologna, e attualmente fa parte del direttivo.


Suoi testi di poesia sono apparsi nelle antologie "I cercatori d’oro", a cura di D. Rondoni (Forli, La Nuova Agape, 2000); "Nuovissima poesia italiana", a cura di M. Cucchi e A. Riccardi (Mondadori, 2004); "Mosse per la guerra dei talenti", a cura di Marco Merlin (Fara Editore, 2007); "La stella polare", a cura di D. Brullo (Citta Nuova, 2008); "Jardines secretos, Joven Poesia Italiana, a cura di E. Coco (Sial, Madrid, 2008) e su varie riviste. Ha pubblicato la raccolta "Il fianco dove appoggiare un figlio (Bologna, 2003, premio Camaiore Opera prima, nuova edizione Raffaelli Editore 2012) e Il rubino del marted (Raffaelli Editore, 2010; Premio Alpi Apuane ex equo, Premio Mario Luzi selezione, Premio Laurentum II classificata, selezione Premio Ceppo Pistoia). Collabora con la rivista ClanDestino.



POEMAS DE FRANCESCA SERRAGNOLI




Cuando llamas
salgo del tiesto
me río peinada
como un geranio agotado
el corazón un cuadro caído
detrás del armario.


*****




Tengo el cuerpo lleno de relámpagos
suben allá garanta como animales
trago pastillas como colgantes
bordo flores para calmar a las abejas.

Salgo, la noche tiene un dedo sobre la boca
señas que ya no entiendo.

Me despierto flameando en una playa
delante del mar que llega...
no soy capaz de hacerme compañía.




*****




Todavía me visto
ato los cordones por la mañana
aprieto.
Levanto la persiana
la luz es una galleta.
Salgo y he ahí mi día
circunscrito en un cuaderno.
Prefiero caminar.

Ocurre que vuelvo a la oscuridad
si tu nariz pica en la cama
muevo las manos para buscarla
y me hiero
como en las locuras enormes.
Choco con la cabeza contra el fuego
mira qué cara
son treinta años casi
gratuitamente en agosto.

Soy una semilla que rueda
busco el encarnamiento, reír
hacia mí las manos de una madre
que me levanta de la cuna.
Pero no se puede ser
atractiva sólo en el llanto.


*****




Rasando el agua
come un cisne
descendías al siglo

setiembre
las largas marchas de los pájaros
la nieve, las rosas ausentes
poco mayo
desnudas cabriolas de ramas
osarios desde los que miraba
ti cola de agua.

Aprieto el sueno come una vieja cuerda
cada página danza lentamente
parece que nada invierte la tarde.
La noche es una araña que se deja tocar.



*****




Tengo miedo a verte entre las llamas
despacio como un niño que se posa
se abre para nosotros un árido setiembre
las cimas lanzan temores
no creas que sea un faro
tengo los zapatos, agujeros que no cierro
entra el hambre también desde las rosas.



*****




Si no hablo toma una aguja
desenhebra las palabras
busca con la punta el grito.

Te pido que seas un árbol secular
una espera llena de nudos
y que entres en el establo
al menos con los ojos
mirándome ya parida
mientras chupo una frase
que ha cruzado tus costillas.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net