Buscar
PANC
Publicado: Lunes, 15 de octubre de 2012

Luca Benassi


Luca Benassi nació en 1976 en Roma, en donde vive y trabaja. Ha publicado los libros de poesía Nei Margini della Storia (2000), I Fasti del Grigio (2005), L’onore della polvere (2009) y la plaquette Di me diranno (2011). Ha traducido De Weg del poeta flamenco Germain Droogenbroodt (Il Cammino, 2002). Ha publicado la recopilación de ensayos críticos Rivi strozzati poeti italiani negli anni duemila (2010). Junto con Manuel Cohen y Salvatore Ritrovato dirige la colección Percorsi de las ediciones Puntoacapo.



Poesie di Luca Benassi



Traduzione di Stefano Strazzabosco


Ecografía del 12 de mayo del 2005

La lluvia que cae golpeando el día
no logra borrar los matices
las rayas blancas y negras
que marcan el cono del ecógrafo.
Salimos temprano en la mañana
indultados en el deber del agua.

Acostada en la camilla esperabas el latido del ojo
el camino verde de la voz:
no podías ver cómo abríase el
monitor brillante, lleno de esa mancha
oscura de la vida que arquea la pared de la alegría:
un puntito era aún nuestro hijo.


*****



Ecografía del 1 de julio del 2005


Te quisiera volcada en el tiempo
como si fueras tú la que debe crecer
observando la vida
desde una membrana sutil de carne.
Y en cambio con paciencia
destilas el sentido de la creación
te vuelves gran bóveda celeste, mar
y viento que ya musita el nombre
de nuestra descendencia.


*****





Ecografía del 24 de agosto del 2005


Ciertos pasillos largos tramados de azul
dejan estelas de sonido cuando ofreces tu vientre
al ojo del ecógrafo. Es nuevamente cono
la oreja convertida en ojo
esencia aglutinada que desborda
en órganos, secreciones, carne saciada de vida.
Y ya es nombre, hombre, sentimiento
este hijo nuestro.


*****




Ecografía del 10 de noviembre del 2005

Agarra sentido este mundo
volcado, volteado como un guante
polarizado hacia un eje que espera la salida
de tu vientre.
Y la salida es como la tensión
por entrar a oscuras, el claustro estrecho
lo húmedo de la indecencia que se vuelve
amor, alegría y vida.


*****




Ecografía del 15 de diciembre del 2005

Sobre el papel opaco el sonido
dibuja un rostro, un eco
que sonda y refracta como ola
tu cuerpo, la sangre que late
al margen de la línea alba.
Y yo estoy en vilo en el momento
en la línea de carne
que marca cada convergencia sobre el vientre
esperando que sea la luz
ya no el sonido
al dibujar el rostro.


*****




Hay que buscarle las vueltas a los salmones
en el cuello de botella del estuario
asustados, mientras agolpan el agua
hay que tender la red en donde
la superficie se riza de aletas
las agallas aspan aquel deseo
que reproduce el tránsito de nuevas
generaciones. Entonces es cuando
hay que calar la red, tender
en la garganta el lazo, el arpón agudo.
A la salida del metro todos somos
salmones a oscuras hacia la matanza.


*****

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net