Buscar
PANC
Publicado: Jueves, 13 de diciembre de 2012

Manuel Silva Acevedo

Serie poetas chilenos


Manuel Silva Acevedo (1943). Es uno de los poetas más representativos de su generación. Estudió en el Instituto Pedagógico y en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. Ha publicado: Lobos y ovejas, Mester de bastardía, Monte de Venus, Canto rodado y Suma alzada, entre otros. Su obra aparece en diversas antologías y revistas literarias. En 1997 se le distinguió con el premio Eduardo Anguita y en el 2012 el premio de poesía Jorge Teillier. Está traducido a varios idiomas.


POEMAS DE MANUEL SILVA ACEVEDO



DE "LOBOS Y OVEJAS" (1972)

Hay un lobo en mi entraña
que pugna por nacer
Mi corazón de oveja, lerda criatura
se desangra por él

Por qué si soy oveja
deploro mi ovina mansedumbre
Por qué maldigo mi pacífica cabeza
vuelta hacia el sol
Por qué deseo ahogarme
en la sangre de mis brutas hermanas
apacentadas

Me parieron de mala manera
Me parieron oveja
Soy tan desgraciada y temerosa
No soy más que una oveja pordiosera
Me desprecio a mí misma
cuando escucho a los lobos
que aúllan monte adentro

Yo, la oveja soñadora,
pacía entre las nubes
Pero un día la loba me tragó
Y yo, la estúpida cordera,
conocí entonces la noche
la verdadera noche
Y allí en la tiniebla
de su entraña de loba
me sentí lobo malo de repente

Si me dieran a optar
sería lobo
pero qué puedo hacer si esta pobre pelleja
no relumbra como la noche negra
y estos magros colmillos no muerden ni desgarran

Si me dieran a optar
sabría acometer como acometo ahora
esta mísera alfalfa, famélica, ovejuna

Si me dieran a optar
los bosques silenciosos serían mi guarida
y mi aullido ominoso haría temblar a los rebaños
Pero qué hacer con mis albos vellones
Cómo transfigurar mi condición ovina

Yo, la obtusa oveja,
huía tropezando con mis hermanastras
El lobo nos seguía acezando
Y entonces yo, la oveja pródiga,
me quedé a la zaga
El lobo bautista me dio alcance
Se me trepó al lomo derribándome
y enterró sus colmillos en mi cuello
Vieja loba, me dijo
Vieja loba piel de oveja
Quiero morir contigo
Esperaré a los perros
La sangre me manaba a borbotones
Parecíamos un sol enterrado de cabeza
en el suelo

Yo era una oveja mansa
Siempre miré hacia el suelo
Yo era sólo una oveja rutinaria
Yo era un alma ovejuna
sedienta de aventuras
Yo era en el fondo
una oveja aventurera
Yo deseaba convertirme
en oveja descarriada
Expreso aquí mis sinceros agradecimientos
a la piadosa águila humana
que me desgarró la yugular de un picotazo.



DE "MESTER DE BASTARDIA" (1977)

ESCLEROSIS
éste soy yo, el antropoide
ésta es la multitud de mis semejantes
un follaje agitado por la brisa radioactiva
éstos son mis hermanos animales
mis apacibles hermanos del reino animal,
el león y el gorgojo
el reptil y el ciervo volante
atravesados por el dardo letal
que arrojan cerbatanas tierra/aire
éstos son mis hermanastros minerales
extasiados en sus convulsiones silenciosas
éstos son mis parientes más cercanos
no hacen más que comer
no hacen más que comerse
no hacen más que dormir y fornicar
ésta es una bella pareja de semejantes míos
ríen, lloran, se han abrazado
tiemblan de miedo y nadie acude
El espacio se llena de estampidos y colores
Hay rostros que desaparecen
que nunca más suelen verse en las cervecerías
Hay flores de tintes extraordinarios
Hay corolas de increíbles temperaturas
cuyos pétalos se estropean en el barro
Hay tallos y pedúnculos en carnes vivas
Hay raíces como arterias al aire
Hay proyectiles abriéndose paso
Hay incineraciones, fisiones, desintegraciones
Hay matorrales que parecen pájaros inmóviles
Hay gigantescos árboles que avanzan hacia el cielo
Hay poblados de provincia donde a esta hora
se celebra la liturgia de la Cena.


DANUBIO AZUL
Era un animal romántico, dijo el orangután
y apretó en su puño al granadero
y luego lo engulló
y se llenó de cintas de primera comunión
de fragatas en llamas
de bosques azotado por vendavales
de pequeñas explosiones atómicas
de cadáveres en campos de batalla
Era un animal mitológico, dijo la hiena
sumida en las tripas del orangután
y se sintió repleta de medallas y escarapelas
de ofrendas florales y salvas de cañonazos
de asonadas callejers y cargas de caballería
de marchas nupciales interrumpidas a balazos
Era vox populi un animal de mala entraña, dijo el gusano
royendo las entrañas podridas de la hiena
y entonces fue el día del Juicio Final
y los cadáveres diseminados en campos de batalla
se pusieron de pie
y estalló el Danubio Azul
y cada oveja tomó a su pareja
y se danzó hasta altas horas de la madrugada
cuando la multitud derribó las puertas de Palacio
y una pálida dama desmayándose en los brazos de
.........................................su granadero
exclamó: es el siglo que muere, amor mío.


DECADENCIA DE LA DINASTíA
Cuando el hacha del verdugo
caía en la testuz del bufón
un consejero del Rey bajó a las mazmorras
y le salvó la vida al enano y curcuncho
........................................¡Alto! gritó
Mi señor comprendió por fin
el cuento que a su oído contaste
te perdona la vida
y desea que vengas hasta él
Vino el enano a los pies del Rey y dijo:
Majestad, me honra haberos provocado risa
pero más me complace conservar el alma en el pellejo
Y ahora, una adivinanza:
¿Qué es lo que guarda esta giba
horrible y prominente?
¿No lo sabéis?
Pues, la cabeza de mi anterior amo
segada por su pueblo.


ROSAS ROJAS
He traído para ti
este ramo de rosas rojas artificiales
y su color empalidece ante el rojo de tu boca,
vampiresa
Mis ojos te miran extenuados
parpadea un anuncio de letras rojas
y su color empalidece ante el rojo de mis ojeras,
vampiresa
Engordas como un chinche,
soy una ruina, una sombra espeluznante
Nadie dará nada por mí.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net