Buscar
PANC
Publicado: Martes, 27 de enero de 2004

Con César Terán de Radio Andina (4)

Permisos falsos y peces gordos


Yo ya habia encontrado la via de como funcionaba todo eso. Pasado un tiempo lo llamo y le digo que habian llegado mis parientes y me hace un precio especial: quince mil por los dos! Nos volvemos a encontrar y le digo entonces:
- "Mira; mi nombre verdadero es César Téran, soy de Radio Andina y estamos investigando esto de los permisos falsos. Quiero que me cuentes de quién los compras, como funciona todo." Su primera reacción fue agresiva. Pero yo le expliqué con mucha calma que desde la primera llamada que habiamos tenido, todo estaba filmado y grabado.

- "Ves a ese señor que está alla?" le digo
- "Está con un control remoto haciendo funcionar una cámara. Tienes dos alternativas: o me dices quien es el que te da los permisos o entrego todo el material a la policia." Y el tipo no sabia que hacer.

- "Pero, yo no tengo apuro" le digo. "Llámame esta noche y me das toda la información. Caso contrario, el día viernes en la radio escucharas tu nombre. Toda la historia! Y además haré la denuncia a la policia. Piensalo!"

Pero el tipo no se movía de su lugar.
- "Le devuelvo el dinero", me dice y le digo que todavía no. Antes queria saber quien estaba tras todo esto. Esa misma noche me llama y me da el nombre que yo andaba buscando. Poco a poco nos estabamos acercando a la cúspide de la pirámide. Ya teniamos una pauta. Con una compañera de la radio, llegamos a otros lugares con el mismo estilo. No tan refinado – con cámaras escondidas y todo eso – pero si con grabaciones telefónicas, quedó también todo documentado.

De esa forma logramos llegar a cinco distribuidores. Pero, no eran más que simples revendedores. Ya teniamos la pirámide casi lista, pero no sabiamos todavía quien estaba a la cabeza, ni como esa obtenia los permisos. Varios de esos se "arrepintieron" y a través de presiones, los obligabamos a que devolvieran el dinero. Aquí, en esta radio recibimos algo asi como ciento cuarenta mil coronas, en dinero que fue devuelto. También habian "pinches" que se ganaban quinientas o mil coronas y yo los hacia devolver todo! Ahi, sobre esa mesa: pague, recibido, muy bien y fuera! A esos no les hicimos problemas, pero si se negaban, pues a la lista negra!

Pero nos faltaba la última estocada final y esa era enfrentarse con la cabeza. De esos cinco distribuidores habian dos mujerers ecuatorianas, dos chilenos – uno de los cuales era pastor en una iglesia – y el quinto era un peruano. Este último era un "revendedor solidario", es decir no ganaba nada con todo eso. El solamente servia de canal y no lo metimos en todo este lio porque comprobamos que no habia ganado nada. Pero los otros si.

Entonces creamos intrigas entre ellos. Y como todos compraban de una misma persona, logré convencer a una de las mujeres de ese grupo que colaborara con nosotros, pues todavía tenia una chance de no ir a la cárcel. No delató ni nada, pero nos dio algunas pautas que nos permitió por fin, lograr saber quien era la persona que estaba detrás de todo esto. Y cuando estuvimos completamente seguros de quien era, llamé a esa persona por telefono.

Era una argentina. Ella ya habia traido a un montón de cubanos a Suecia por dinero y estaba metida en el medio del hampa.
La enfrento entonces y le digo que todos los hilos de esta investigación apuntaban a que ella era la persona que generaba esos permisos falsos. Le digo que mi obligación es la de denunciarla, porque hay un montón de personas que estan siendo afectadas por todo esto.
Se puso muy agresiva. Que tú que te crées, boliviano comunista! Que esto, lo otro! Que tal y mal! La primera charla que tuve con ella duró tres horas! Tres horas de grabación. Y ella seguía sin reconocer, aunque llegado un momento lo hizo en forma indirecta y me dice que si yo le decía quien la habia denunciado, me daría el nombre de la cabeza.
Le dí un nombre y ella me dice que como le podian hacer eso, cuando ella simplemente los estaba ayudándo! Le insisto en que devuelva el dinero pero ella negaba todo. Asi pasaron tres horas!
La segunda vez conversamos dos horas y nada, nada, nada!

Y cuando yo ya tenia un montón de pruebas, recién entonces vino la policia a tocarme la puerta. Yo a ellos no les habia informado nada, pero quien ya sabia era la prensa. Lo que nosotros habiamos hecho a través de la radio, fue el presentar partes de estas entrevistas para ir mostrando la gravedad de la situación y al mismo tiempo, poner en jaque a esos tipos. La policia queria que yo le entregáse todo el material, pero yo les hice saber que este era un trabajo periodistico y no policial y que yo les entregaria las cosas que a mi me conviniesen.
Pero, yo también necesitaba la ayuda de ellos para dar la estocada final; entrar a la casa de la argentina para obtener pruebas. Pero en torno a eso habian muchas dudas.

En Suecia los fiscales, antes de dar una orden de allanamiento, tienen que tener pruebas contundentes. Y a pesar de que nosotros creiamos tenerlas, la fiscal se negaba. Situación ante la cual la propia policia se sentia impotente. Llamé entonces a la fiscal y la empecé a presionar diciendole que me estaba obligando a entregar a la prensa todo el material, acentuándo que ella se negaba a llevar adelante un proceso judicial.

En esto nos ayudó mucho el "Dagens Nyheter" (matutino sueco) puesto que ellos escribieron varios artículos sobre lo que estabamos haciendo.
Al mismo tiempo, se demostró que Migraciones no estaba involucrada y que todo era obra de esa argentina y su esposo, un cubano. Lo que ellos hicieron fue muy simple: copiaron un permiso de trabajo original de alguien con la ayuda de un scanner, que luego utilizaban como matriz. El precio inicial en que ellos vendian los permisos, era algo asi como cinco mil coronas. Precio que subia más y más en la cadena formada por esa pirámide, llegando incluso a las treinta mil coronas!
Hubieron casos de familias integras que se vinieron desde Chile abandonándo sus trabajos, vendieron sus casas, para poder comprar un permiso que, en muchos casos, no les servía para nada. Fue impresionante!

Unos días antes de que la fiscal diese la orden de allanamiento en la casa de esa argentina, la llamé por telefono y le di una vez más la chance de solucionar todo eso por las buenas. Caso contrario, el día viernes yo la denunciaría a través de mi programa radial, dando a conocer su nombre y apellido. Pero entre amenazas y furias, siguió negando todo. El problema de ella fue que nunca pensó que una pequeña radio como la nuestra, pudiese llegar a tener tanta influencia.
Hicieron el allanamiento, encontraron todo el material en su poder, la detuvieron y se destapó la olla!

A raíz de esto se publicaron varios artículos en el Dagens Nyheter, en el Göteborg Post, aparecieron reportajes en la televisión y esta noticia se transformó en el scoop del año pasado (2002), gracias a lo cual fuimos nominados a varios premios periodisiticos.
En conclusión; logramos enviarlos a la cárcel!

Pues bien; en Suecia la falsificación de documentos no es un delito muy grande. A la argentina le dieron un año de carcel y al marido, nada! En circunstancias de que era él quien estaba detrás de todo esto y ella era solamente la cara visible.

Quedaron demostradas además otra serie de cosas. La inoperancia de Impuestos Internos, que parece no tener ningún control a este respecto. La de Imigraciones, que emiten un insignificante papelito como muestra del permiso de trabajo (ahora eso lo han modificado). O sea, se demostraron un serie de falencias. Se demostró también la inoperancia de la policia, la cual se aprovechó a su vez para demostrar que le faltaban recursos, etc.
Desde el punto de vista de los medios de comunicación, todo esto nos sirvió muchisimo porque, que una pequeña radio como la nuestra, se pudiese codear con los medios más grandes del país…fué un golpe mortal!
Pero, volvamos a lo del marido. Este se las quiso dar de vivo y pidió indemnización al estado – para sacar dinero, por supuesto - ya que habia estado detenido más de tres meses. La Corte Suprema ve el caso, profundiza en el y el resultado? Le dieron un año también! (risas…) y actualmente está en la cárcel.
Al pastor lo despidieron de su trabajo y al resto le dieron penas menores, de tres meses y cosas asi. Y nosotros hicimos la vista gorda, pues no somos policias tampoco.

3 4 5

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net