Buscar
PANC
Publicado: Viernes, 22 de noviembre de 2013

Rodolfo Häsler

Serie poetas cubanos


Rodolfo Häsler (Santiago de Cuba, 1958). Desde los diez años reside en Barcelona.

Rodolfo Häsler

Tiene editados los siguientes libros: Poemas de arena (Editorial E.R., Barcelona, 1982), Tratado de licantropía (Editorial Endymión, Madrid, 1988), Elleife (premio Aula de Poesía de Barcelona, 1992, Editorial El Bardo, Barcelona, 1993), De la belleza del puro pensamiento (beca de la Oscar B. Cintas Foundation de Nueva York 1993, Editorial El Bardo, Barcelona, 1997), Poemas de la rue de Zurich (Miguel Gómez Ediciones, Málaga, 2000), Paisaje, tiempo azul (Editorial Aldus, México D.F., 2001), Cabeza de ébano (Ediciones Igitur, Barcelona, 2007) y Antología poética (Editorial Pequeña Venecia, Caracas, 2005). Ha publicado la plaquette Mariposa y caballo (El Toro de Barro, Cuenca, 2002). Ha sido incluido en la Anthologie de la poésie cubaine du XX. siecle (Les éditions Patino, París, 1997), Nueva poesía latinoamericana, (Ediciones de la U.N.A.M, México D.F., 1999), Antología de la poesía cubana (Editorial Verbum, Madrid, 2002), Poemas cubanos del siglo XX (Ediciones Hiperión, Madrid, 2002), Los poemas de la poesía (Editorial Praxis, México DF, 2003), Por vivir aquí. Poetas catalanes en castellano.1980 - 2003 (Bartleby Editores, Madrid, 2003), Barcelona. 60 poemes des de la ciutat (Eumo Editorial, Barcelona, 2004), Fe de errantes. 17 poetas del mundo (Otero Ediciones, Caracas, 2006) y Una gravedad alegre. Antología de poesía latinoamericana al siglo XXI (Editorial Difácil, Valladolid, 2007). Ha traducido la poesía completa de Novalis, minirelatos de Kafka y es codirector de la revista Poesía080 de Barcelona.




Poemas de Rodolfo Häsler



IV

Masticó un sol entero para dejar un rastro,

una pisada en el patio, un jardín que reaparece en el libro,

- es tiempo de olvidar, eres abismo -

una orfandad dorada en el recuerdo, por eso no logra hablar,

solo graznar para indicar su nombre.


Ya la puedes atrapar, únete a ella,

su pico es voraz y se hunde en la insatisfacción.



V

Bajé despacio al hueco de la renuncia

con el tiempo en contra golpeando su curso, una fiesta

musical, el dedo en la zarza desgarra el horizonte,

¿por qué no habla?

aún no, aún no, dicen los naipes,

una lámpara de aceite, un plato con agua, una flor,

¿bastará para evocar la calma?

no puedo verte, deja palpar tu sentido,

tomé una espina envenenada, ¡sangre, sangre!



VI

La duplicidad es un aguijón que se hunde en ti

y deja un hilo de oro corriendo por el cuello,

sopesa el equilibrio y cuenta una historia larga,

emite sonidos que no comprendes, qué lengua emplea,

su distancia no es servil, no administra el amor,

permanece siempre en ti, una escama de musgo

avanza por la cabeza, cae y duele,

la buscas.


VII

Sobrevolando Suiza

Trata de distanciarse pero el filo del ala pesa,

dijo golpe, pero puede que sea un ápice de naturaleza,

ayuda un viento viejo de primavera,

dijo golpe, pero mejor decir intento,

incapacidad, mi atrevimiento, no obstante, emprender,

volver a insistir con la llegada de abril,

un silbido en el paisaje es un asombro,

un milagro para quien lo quiera inventar,

dijo golpe,

dijo aliento.


VIII

(La palabra, una orden

bajo el filo de la sequía,

una azada disemina el rastrojo,

abajo las tumbas preservan el recuerdo,

te hundes)


(La palabra urraca,

la palabra empuja lejos un sonido,

pie, gazza, Elster,

un sonido ensordecedor se antepone a las horas,

la página consume la tinta de la respuesta)

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net