Buscar
PANC
Publicado: Martes, 07 de enero de 2014

Poemas de Óscar Hahn

Serie: Cien años de poesía latinoamericana


LA PRIMERA OSCURIDAD

¿Qué sabemos del infinito
que precede a la vida?
¿Qué ignoramos qué olvidamos
de la primera oscuridad?
No nacidos aún
no engendrados aún
¿dónde estábamos
antes de alzarnos con el ser?

El aire frío sopla
y refresca mi cara
Parado en el balcón
aquí arriba
en el piso 15
veo las luces
de los edificios
refulgir en la noche
A lo lejos
puntitos amarillos
Me inclino un poco
hacia delante
El imán poderoso
del vacío
Me tengo que tomar
de la baranda de fierro
Está helada
Los semáforos rojos
cambian a verde
Arriba en la bóveda negra
no brilla
ni una sola estrella
Abajo
miles de luminarias
parpadean

Si la primera oscuridad
es anterior a la vida
y a la muerte
anterior al espacio
y al tiempo
¿de qué materia inmaterial
está hecha
de qué substancia inconcebible
de qué ser su no-ser?

Mi pasado
no está en la vida
ni tampoco en el círculo
vicioso de las reencarnaciones
Mi pasado está
en la primera oscuridad

Abro la puerta del balcón
para que entren los prefantasmas
Vienen de la primera oscuridad
Se posan en las sillas
en los cuadros
sobre mi cabeza
pero no me hacen daño
Me lamen con sus lenguas
diminutas y entonan
una canción descolorida


VACíOS QUE RESPIRAN

Sentí que alguien dormía a mi lado
pero no había nadie
sentí su respiración acompasada
pero había un espacio vacío
Ignoro si era hombre o mujer
o bestezuela o no sé qué
Sólo sé que respiraba a mi lado

El mundo está lleno
de vacíos que respiran
que observan que palpitan
¿Qué respirarán estos vacíos?
No es oxígeno porque el oxígeno sirve
para llenar de aire los pulmones
y ellos no tienen pulmones
no tienen boca ni fosas nasales
ni parte alguna del cuerpo

Ahora el vacío
que está tendido junto a mí
se da vueltas inquieto
como si luchara con la asfixia
Y es entonces cuando hay que rogar
porque los vacíos no nos abandonen
porque sigan siempre a nuestro lado
respirando



COINCIDENCIAS

Y una noche los prefantasmas
desaparecieron de la habitación:
se esfumaron sus ánimas
que solían reflejarse en la pared
como sombras multicolores
que subían y bajaban
o como gotas de agua púrpura
estallando en cámara lenta

Y las murallas se cubrieron
de una blancura irreal

Fue entonces cuando empezaron
las coincidencias
Yo escribía la palabra
"serendipia" en el computador
y un segundo después
el locutor de la televisión
decía la palabra "serendipia"
O estaba hojeando una revista
en la que aparecía un reloj
marcando una hora precisa
y notaba que mi reloj
se había parado esa misma hora
O mientras estaba soñando
con mi profesora de Castellano
de hace 30 años
me despertaba el teléfono
y era la profesora de Castellano
de mi hijo menor

De pronto comprendí que los prefantasmas
trataban de comunicarse con nosotros
bajo la forma de coincidencias
y que estaban aquí alrededor nuestro

Ayer fui a la biblioteca pública
a buscar el cuento "El número 111"
y después a la oficina de correos
para arrendar una casilla
y cuando me dieron la llave
vi que tenía el número 111

Ahora sé que las coincidencias:
son encuentros cercanos del tercer tipo
pero no con extraterrestres
sino con prefantasmas

Sólo falta saber por qué están aquí
y qué es lo que quieren

Mientras tanto las coincidencias
siguen acumulándose
como si fueran el anuncio
de una invasión inminente

Ahora la radio está tocando una canción
que se llama "Coincidencias"



SAN JUAN DE LA CRUZ ESCUCHA A MILES DAVIS

I.

SAN JUAN EN EL CALABOZO (Toledo, 1577)

La trompeta flamea serpentea relampaguea
Su quejido metálico

se hunde y difunde exclama y reclama
un no sé qué que queda balbuciendo

Es el Arcángel San Gabriel dice el Santo
Es el Arcángel que me llama desde el futuro

Es el Arcángel cuya piel es más negra que la noche
y brilla como las heridas de mi alma

Es el sonido de la trompeta como un cauterio suave


II.

MILES DAVIS EN EL CALABOZO (New York, 1959)

Los tornados me dan el viento que necesito
para tocar mi trompeta

Oh toque delicado que a vida eterna sabe

Y vi que por la ventana del calabozo
entraba un halo de luz y que en el aire
flotaba una Aparición fulgurante

(Son alucinaciones de la droga Dios mío)

Para ahuyentar al espectro tomé mi trompeta y toqué

Y mientras tocaba el rostro de la Aparición
tenía una expresión como de éxtasis y dijo:

"La música callada la soledad sonora"

Sentí que me crecían alas en la espalda
y empecé a levitar

Entonces apareció un graffiti en lo alto de la pared
que decía:

Qué bien sé yo la fuente que mana y corre
aunque es de noche


Y la sangre que manaba de mi cabeza
por los golpes que me dio el policía
iluminó la celda y dejó de correr

alrededor de la medianoche



DESIGNIOS

And time future contained
in time past.


T. S. Eliot



Un hombre pensativo
con los ojos cerrados
contempla su niñez
en el recinto de la memoria

Se ve jugando
con un tren eléctrico
se ve armando
un pequeño aeroplano
se ve sentado en el suelo
frente al televisor

Cuando ese hombre era niño
no sabía que la extraña figura
medio oculta
entre las sombras de la pared
era su propia imagen
que lo observaba desde el porvenir

Porque el tiempo futuro
está contenido
en el tiempo pasado
y los designios del tiempo
son inescrutables



COSAS QUE SE ESCUCHAN

Qué extraño es sentir el sonido de la lluvia
cuando no está lloviendo
mirar por la ventana las calles secas
y sentir el sonido incesante de la lluvia
Ahora escucho el crujido de una silla mecedora
Alguien teje alguien se para
alguien entra con unas tazas de té
alguien hace ruido con la vajilla
Qué extraño es sentir el quejido
de una silla mecedora
cuando nadie se está meciendo
el tintinear de la vajilla
cuando nadie está poniendo la mesa
la algarabía de los invitados
cuando las sillas están vacías
y el sonido de la lluvia
el persistente sonido de la lluvia
cuando no está lloviendo



SALA DE CONCIERTOS

Tocaban música
sin voces ni instrumentos

Tocaban música

Música de violines
sin violines
de oboes sin oboes
clavicordios
sin teclas y sin cuerdas

Tocaban música

No tenían
ni oídos para oír
ni dedos para tocar
ni ojos para ver
las partituras

Sin embargo
con extremado
virtuosismo
tocaban música

¿Quiénes tocaban?
¿Quiénes escuchaban?

No lo sabemos
No nacen todavía

Óscar Hahn (Iquique, Chile, 1938). Poeta, ensayista, crítico literario. Es Doctor en Filosofía por la Universidad de Maryland. Entre 1971 y 1972 fue miembro del Taller de Escritores de la Universidad de Iowa. Después fue docente de esa misma universidad por más de tres décadas. Actualmente es Profesor Emérito. Entre sus libros figuran: Esta rosa negra, Arte de morir, Mal de amor, Versos robados, Apariciones profanas, En un abrir y cerrar de ojos, Pena de vida y La primera oscuridad. De los múltiples reconocimientos a su obra destacan: Premio Casa de América de España (2006), Premio José Lezama Lima (2008), Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2011) y el Premio Nacional de Literatura (2012). Es considerado una de las voces más importantes de la poesía Hispanoamericana.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net