Buscar
PANC
Publicado: Martes, 15 de abril de 2014

Heddy Navarro Harris


Heddy Navarro Harris (Puerto Montt, 1944): Profesora de Estado en Artes Plásticas. Ha publicado los siguientes libros de poesía: Palabra de Mujer (1984), óvulos (1986), Oda al Macho (1987), Poemas Insurrectos (1988), Vírgenes Vacantes (1991), Sur (1994), Monólogo de la Hembra Tardía (1996). Sus textos poéticos aparecen diversas antologías y revistas.

Trabajó en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes a cargo del Programa Difusión de las Culturas Originarias. Ha ejercido además como diseñadora gráfica para las editoriales Literatura Alternativa y Fértil Provincia. Creadora y editora de la Revista Palabra de Mujer (www.palabrademujer.cl) y del portal de las Culturas Originarias de Chile www.serindigena.org.






DE OVULOS (1986)

Xipe Totec

Alguna vez
lanzaste redes y espineles
y recibí tu salario
en peces y ternura

Alguna vez meciste los árboles
con la cadencia de tu armónica

Alguna vez
perdí tus pasos
en un recinto no sacro
de Teotihuacán

Pero siempre siempre
fuiste
mi Xipe Totec
mi piel de mono
que conjuga soledad

Canario

Y pensar que amaste sus pechos
más que los míos
y bailaste con ella
en club del barrio
maldito errante
y yo creía haber puesto
suficiente alpiste
en la jaula

Papas

Hicimos el amor
una noche
y yo casi dormida
pensaba en el canasto
-si quedarían papas-
ahora que las papas están
cocidas
y ni una sola quiere entrar
a mi boca
te digo
podríamos haber comido
amor
toda la vida

óvulos

Yo
la dictadora la esclava
la demócrata
la monarca la socialista la exótica
de Salgari la mapuche heroica
La janequeo
la Inés de Suárez la Tania de Bolivia
La missmundo del año entrante
La secretaria
la maniquí de la Botique la Jenny de
Carlos Marx
La Evita de Buenos Aires
La Matahari
la Krupskaia
de Lenin
la Amanda de la fábrica
la Rosa de la cocina
la Juana lavandera
la Isidora de Duncan la ñusta tirana
la señora de los milagros
la difunta Correa
que dio de mamar a su hijo
después de muerta
la Quintrala de los ríos
la fiura de Chiloé
la Juana la Alfonsina la Gabriela
la progenitora de los Incas
la machi del Nguillatún
la Meica

Yo la parturienta
seguiré pariendo hombres
a pesar de la bomba de neutrones
y de las verdades absolutas.


POEMAS INSURRECTOS

Proclama 1

Me declaro ingobernable
y establezco mi propio gobierno
Inicio un paro indefinido
y que el país reviente de basura
esperando mis escobas
Soy mujer de flor en pecho
y hasta que se desplomen los muros de esta cárcel
Me declaro
termita, abeja asesina y marabunta
y agárrense los pantalones
las faldas ya están echadas


De POEMAS INSURRECTOS

"Toda forma de lucha es válida
y disparaba por los ojos
el arsenal de mi miedo.
Tú en cambio
Me tiraste unos panfletos
Cogí cuantos volaban
Hice cortinas con ellos"


Homenaje 1

Hoy es 18 de octubre
estrujo mis orillas húmedas
cataratas mueren en el aire
Celebro mañana
día de la libertad en Sudafrica
Han asesinado a Moloise
poetas de palomas negras
manantiales oscuros manan de la tierra
�Viva Moloise!
Hoy es mi cumpleaños
mañana Sudáfrica
será una torta de chocolate

(Al poeta sudafricano Moloise,
asesinado el 18 de octubre de 1985)



Comunicado 1

Acúsenme de ser
terrorista mural de los cuerpos
consignista de baños
defecadora de dogmas
Acúsenme también de subvertir
el orden
del arriba y del abajo
de ser hoja verde y
brasa encendida
Pero encuéntrenme si pueden
ejércitos de seguridad
horribles mostruos de dos patas
que atacan con armas de guerra
a esta pacífica leona
que acecha en la sabana


Homenaje 3

Pedro Venegas
nunca vio el sol
con sus pupilas grises
Sólo olió el hambre recorriendo las veredas
y palpó el bolsillo lleno de vacío
mientras oía la risa de sus hijos
entre pan y sorbo de agua.
Por eso trocó sus manos en alas
su garganta en nudo ciego
y emigró hacia la luz
para que nunca más
la paciencia
cegara los ojos de mi pueblo

(A Pedro Venegas, ciego que se suicidó en
la huelga de hambre, el otoño de 1986)



Comunicado 2

Estoy en la calle
chuteando bombas lacrimógenas
para ahogar la pena
por el Golpe
que derribó tus besos
Construyo barricadas
pero el miedo me impide
ver tus ojos
más allá de las llamas
Estoy en asamblea permanente
con mi cuerpo
para despoblarlo de miserables criaturas
Enciendo velas en todas mis veredas
Levanto la animita de tus brazos
Porque voy a descabezar al tirano
y decretar para siempre
la democracia de caricias
sin zonas clausuradas


MONOLOGO DE LA HEMBRA TARDIA

"Vivimos los vestigios de la infancia
desapareció el búfalo
en la pradera sólo cabalga
el ruido de sus cascos"
(Hembra Tardía)


Si soy hembra cuaternaria

Es porque los fósiles vivientes
caminan con su caparazón puesta
protegidas sus claves
para darme noticias del inicio


Hembra tardía

Deposita sus huevos
en el fango
no habrá buena fortuna
Las cataratas profundizan
las enormes grietas
El hombre superior
vuelve victorioso
La línea femenina
se desangra


Incapaz yo

De cuatro estaciones
las mías todas
enronquecidas
Blancos pétalos de manzano
nevando a la orilla
de mis piedras


Salta

Pájaro en picada
cierra las alas
acuchilla el espacio
rompe el agua
pezón de totoral
Abre
la entrada para sus alas
que no encuentre clausurado
el planeta
Que todo se diluya
se multipliquen los bosques
el salto sea río
y los ventisqueros eternos
derroten
el antiguo mar
contaminado


Estos respiros

Son culpables de conciencia
estos puños apretados
de la ausencia de energía
Las hoyas vacías de los cerros
las pequeñas muescas
en los muslos
Todo siglo
está impreso en la corteza


A la hora de los postres

Ajena
como tortuga en medio del tumulto
emerge difícil el latido
la filosofía de la risa
el contorno inconfundible de los llantos
El azul tonifica las pupilas
la brisa en el pelaje ralo
en los metales de las orejas
brilla el sol todavía
Nada es tan exacto como el siglo XIX
presente en las enaguas
A la hora de los postres
comensales barbados
aún rechinan los dientes
y ocultas voces de lacayos
retiran bandejas llenas de polillas


De PERESTRIKA

"Si yo pudiera bajar de los cielos
sus desteñidas aureolas
a los santos ateos..."



En el andar de una sombrilla

Llena de amapolas
las polleras largas y los guantes
que me rondan en el aire
Te reconozco
condenada abuela
que me habitas


Querido

Yo te tomo por esposo
para guardar bajo llave
todo vestigio de ira
para coserte las membranas
y arrullarte por descuido
Yo te ilumino con antiquísimos destellos
en el confín de los abusos
y te amarro al borde de los cielos
porque temo que mis manos en su vuelo
te condenen al infierno


Me descaso

En la pared del fondo
de la iglesia
En otra dirección abro los brazos
para otra tierra los zapatos
En este río seco no cabe ni un quejido

Soy un ramo de margaritas deshojadas
Un árbol de pascua recién desmantelado

Pero al bosque
vuelvo
Inmaculada


Imperdonable este afán

De procrearte a mi imagen
semejante a lo que quiero

Imperdonable esta costumbre
de abrigar mis orejas
por temor al rumor del viento
y lo que me digan sus voces

Imperdonable mi reinado
en plena democracia
cuando el Congreso permanece reunido
y todos sus miembros nos apuntan

Imperdonable la canción de cuna
congelante de tus horas
cuando en tus ojos aún arde
La Moneda


Imagínate

Un Primero de mayo
la Gran Avenida llena de pancartas
el monumento al Che delante del estrado
Fidel hablándonos y sobre tus hombros
mi hija Tania con pañales limpios
Imagínate sentir las balas del dos de abril
de mil novecientos y tanto
levantarnos sin heridas con la risa joven
de mayo del sesenta y tanto
levantarnos sin heridas con la risa joven
de Mayo del 68

Imagínate a Palestro autografiando
fotos de Gardel cada 24 de mayo
Imagínate ahora
este primero de Mayo
en que aprietas mis dedos fríos
y militares
sin ningún respeto
nos apuntan


En este feudo

Donde los siervos llevamos
las pancartas
y el señor aún cobra
los impuestos
me declaro
agitadora de los siglos venideros
Te prometo
un Palacio de Invierno lleno de incendios y de Soviets
Te propongo
repartir los panes entre marineros alzados
y los desposeidos de este mar
donde todos los peces
han muerto


Anoche vi al Weenipeg

Hundirse
frente a la costa del mañana
Su cubierta llena de niños
tratando de agarrar desesperados
un pedazo de pan
bajo las olas


Las feministas

Sólo ven el tronco del árbol
Las santas divisan apenas
el verde desde la altura
Las dogmáticas monopolizan
el rojo en la raíz
Hacen falta mujeres
que tengan por norte el sur
Y planeen sobre las copas
con todas las banderas desplegadas


Soy más que suave mecedora

Gallina suelta tierra
anida
pone sus pollos bajo el ala

Soy menos que computarizada
instancia
infalible neurona causa efecto

Soy cómplice
de los no me olvides de las causas
de la propiedad de la membrana
Del cristalino
inenturbiable
che guevara
de las copas de los árboles
de los pechos jugetones de los volantines
en septiembre


Aprieta tu lágrima sobre mí

enorme sabana de leonas extendidas

Comparte este rasguño de cielo
estas pisadas de arañas en el aire
que el viento no se cuele
por los puntos cardinales

Estoy a punto de cruzar esta avenida
de sirenas ululantes
que corren presurosas a rescatar de las playas
las mujeres que vararon cuando aún no amanecía

Son las doce campanadas del aborto
ríos escarlata persiguen el océano
Por mis túneles de guerra
remontan los salmones
Niños refugiados saltan
a la espera de los panes
Descubro pesadillas en la palma de los ojos
un quijote se avecina sin ruido de armadura
petrificados huesos afloran
en la basura del desierto

La sabana tiene mácula de animales prehistóricos
Qué excremento hace florecer las letanías
Qué agua sulfurada puede brotar entre tubérculos
En cuántas palmas cicatrizan los clavos del pretérito

Aprieta tu lágrima en mi bolsillo
contra la cadera
cordillera de la costa
Y el acantilado vaginal de nuestros muertos
Sabana de leonas extendidas
eres la última esperanza de la tribu
la última explanada
Allí podrán los niños
Esperar el cataclismo

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net