Buscar
PANC
Publicado: Viernes, 08 de agosto de 2014

Betzabeth Walesca Pagán Sotomayor


Betzabeth Walesca Pagán Sotomayor nació en Aibonito, Puerto Rico, el 25 de junio de 1978 en el Hospital Menonita. Son sus padres Bienvenido Pagán Gracia y Myrna Iris Sotomayor Torres. Graduada de la Escuela Superior Josefina León Zayas de Jayuya en el 1995.


Comenzó a escribir poemas cuando tenía aproximadamente unos 7 años. Su poema "Puerto de las desventuras" fue publicado en la Antología de poemas de amor de Casa de los Poetas en el 2012. Ha sido publicada en la Revista Literaria Entre líneas en la edición de abril del 2012, en la Revista Monolito, en la Revista Corpus Litterarum, en la Revista FACTUM, y en la Revista Letras Salvajes. Participó del 4to y 5to Festival Internacional de la Poesía en Puerto Rico. Ha publicado los siguientes títulos: Antagonía, Vericuetos del amor y Hemisferio Espejo. Ha participado en diversas lecturas de poesía en Puerto Rico.

Página web: http://www.9mm-fantoche.blogspot.com




Permanecer


Permanecer,
permanecer en silencio,
observando a la distancia;
martillando nostalgias en este pedazo de existencia;
pintando sueños en esta cascada de lluvia
que toca a mi ventana.
Las palabras son cicatrices que siempre quedan;
que conforman la silueta de ciertas sombras,
algunas amargas,
que se fragmentan en uno que otro suspiro.
Permanecer
en este cuerpo que enmohece mis anhelos;
con la huella del tiempo pintándose en mis canas,
encarnándose en las líneas de mis manos,
nadando en mis tristezas;
enmudeciendo en mi conciencia,
esa que, a veces, sirve de nada.
Auscultando en el espejo
lo que existe tras el disfraz,
tras los labios teñidos de versos.
Permanecer,
así
en el éxodo de todas las que me conforman.

Betzabeth W. Pagán Sotomayor




Inventario


Dos pupilas
sedientas,
intranquilas;
a veces sumergidas en un sinfín de lágrimas
que caen y ruedan por
Dos mejillas
que se sonrojan cuando le adviertes,
cuando le miras profundamente,
detenido,
posado en
Unos labios
desesperados,
donde se esconde una voz
que, a veces, se hace eco
de la tuya
y se vuelven extensión de
Dos brazos
cundidos de abrazos,
que en el acto se vuelven enredaderas
que se aferran al tronco de tu cuerpo;
que se extinguen
justo donde nacen
Dos manos
que van de las tuyas
por una senda entre accidentes geográficos,
como alas al viento,
tan leves;
que, a veces, se obligan a cubrir
Dos oídos
que no quieren escuchar
otras palabras que no sean las tuyas;
que se hacen sordos,
desafiando los sentidos,
mientras continúan en tránsito con
tus dos pupilas.

Betzabeth W. Pagán Sotomayor




Convergencia


Hay más, mucho más,
que una masacre
en los silencios.
Tus ojos agigantan las caricias
que, sublime, brindas
aún ausente,
aún lejano.
Entre resquicios de tiempo detenido
mi sombra converge con la tuya,
desafiando el péndulo insistente.
Recogiendo en mis labios
la humedad que estalla
entre los tuyos,
que trae consigo murmullos
de otros silencios que yacen
en las calles.
Nada detiene el lenguaje
de tus manos entre las mías,
ni el desvelo que causa
tu danza sobre mi vientre.
La mudez del tiempo
se crece en esta entrega;
caen los gemidos
incendiados con cada aliento,
y se hace imprecisa
la línea que divide nuestros cuerpos.

Betzabeth W. Pagán

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net