Buscar
PANC
Publicado: Domingo, 12 de octubre de 2014

Sergio Sandrelli

Traducción al español de Emilio Coco


Sergio Sandrelli, hermano de la conocida actriz Stefania Sandrelli, nació en Viareggio en 1939. Empezó a estudiar piano en Viareggio con el famoso maestro Guido Marotti y continuó sus estudios en el Conservatorio Luigi Cherubini de Florencia, donde se diplomó. A finales de los años 60 se trasladó, con su familia, a Roma donde continuará a expresarse como compositor, maestro y profesor. Después de su muerte, sus poemas fueron recogidos por su hermana, que los publicó bajo el título Primo verso (Pequod, Ancona) en 2013.

"Cuántas cosas me dejaste, hermano mío, tu vida en mis manos. La música sublime que contigo escuché, las películas estupendas que me hiciste amar, las risas que nos echábamos juntos. Los paseos, las carreras en bicicleta. En la playa, tú, tan inseguro, me hacías sentir una reina, cuando me invitabas a subir en tu espalda: "Ven, que te llevo mar adentro!" Me dejaste partituras de música escritas por ti, imágenes, desde el súper 8 hasta los móviles, por ti filmadas, fotografías por ti sacadas. Y pocos poemas hallados acá y allá un poco escondidos, escritos con lápiz, como para disolverse. Hermano mío, lleno de dudas, mi frágil queridísimo hermano: quiero ofrecerlos a todos, a quien los querrá, como yo los he querido, como tú los ofreciste".

Stefania Sandrelli



CHE

Che pu attendere
dopo il tardo dicembre
il vortice immobile che lascia
polvere di ghiaccio sulle labbra
il candore della terra
sugli altipiani della vita.

Bisogno d attendere
qualcosa che ho distrutto
qualcuno che ho scacciato
bisogno di voi
che ho umiliati
di te che scavandoti
nell anima ho tradito.

Tornate avanti
che sia estate nuova
bello ripararsi
nel tempo che ho fallito
e che avevate.



QUé

Qué puede esperar
tras Diciembre avanzado
el torbellino inmóvil que deja
polvo de hielo en los labios
la blancura de la tierra
en los altiplanos de la vida.

Necesidad de esperar
algo que he destruido
algo que he desechado
necesidad de vosotros
a quienes he humillado
de ti a quien escarbando
en el alma he traicionado.

Volved adelante
que sea un nuevo verano
es hermoso abrigarse
en el tiempo que he perdido
y que os pertenecía.


***


MALAGUEñA

Mi son destato ancora
tra le braccia della notte
stava piovendo: cos credevo.
Avevo il viso immerso
nel guanciale umido
al canto di un uccello
tra poco mattutino
i miei occhi
due nubi sempre cariche
chiedendo all intelletto
al pervicace sesso
sempre a te protesi
pure sazi e
mai mai soddisfatti.
Sei una malattia benigna
esser nel tuo sangue
nutrir gli spazi
del tuo corpo fino all ultimo
convegno dell amore.
Nell ora prematura
vuota di chiarore
tra lenzuola sfatte
esumati olezzi
e medicine con la testa
fra lune tempestose
cosa resta
in segreto sepolta qualcosa
che implora accorata
non ti svegliare
mai pi nella notte
ad un altro abbracciata.



MALAGUEñA

He despertado todavía
en los brazos de la noche.
Estaba lloviendo: así creía.
Tenía el rostro sumergido
en la húmeda almohada
al canto de un pájaro
en la mañana inminente.
Mis ojos
dos nubes siempre cargadas
pidiendo al intelecto
al terco sexo
siempre buscándote
y sin embargo saciados
mas nunca satisfechos.
Eres una enfermedad benigna
con que alimentar los espacios
de tu cuerpo hasta el último
encuentro del amor.
En la hora prematura
vacía de claridad
entre sábanas deshechas
exhumadas fragancias
y medicinas, con la cabeza
entre lunas tempestuosas,
qué queda
sepultado en secreto algo
que implora apenado
no despiertes
nunca más en la noche
a otro abrazada.


***


ALLE QUINDICI

Lestate arroventa il meriggio di Roma
son solo
sopravvive unica di me la mente
che non infiacchisce la calura
come non fossi pi qui
come non fossi pi ovunque
non guardo pi a me
poiché troppo sono
le cose che mi hanno sottratto
solo tu gemello che al passo
di una vita cammini al mio fianco
aggiungi occhi e memoria
sempre pi stretto
a ci che io vado perdendo
o gi perduto.
Lo sfogo sommesso e raccolto
d esprimere in un nome
suono dolce del sangue
che la durezza vigile ha gi bandito
che se fosse stato pianto
la voce negli anni ingrossata
avrebbe suonata música di comici singhiozzi.
Gemello prezioso sento
d un tratto riemergere coscienza
e in un momento prezioso esco
il volto represso
nel braciere si finge in un volto sudato
ora offro a chiunque
la mia compagnia disperato.



A LAS TRES DE LA TARDE

El verano abrasa el mediodía de Roma
estoy solo
sobrevive de mí sólo la mente
que el bochorno no debilita
como si ya no estuviera aquí
como si no estuviera en ningún sitio
ya no me miro a mí
porque demasiadas son las cosas que me han sustraído
sólo tú gemelo que al paso
de una vida caminas a mi lado
añades ojos y memoria
cada vez más agarrado
a lo que voy perdiendo
o he perdido ya.
El desahogo quedo y recogido
de expresar en un nombre
sonido dulce de la sangre
que ya desterró la vigilante dureza
como si hubiera sido llanto
la voz por los años engrosada
hubiera tocado música de cómicos sollozos.
Gemelo precioso siento
de repente que vuelve a emerger la conciencia
y en un momento valioso salgo
con el rostro reprimido
aparentando en el brasero un rostro sudado
ahora le ofrezco a cualquiera
desesperado mi compañía.


***


NATALE

Ti carezzavo la guancia
dinanzi ad un presepe.
Sentivo trasfondere
la tua fanciullesca suggestione,
ed in me che ti osservavo
casto.
Poi il tremito e la fiamma,
il crepitio dello sterpo e insieme,
una lenta ascesa di spiriti.
L odore di gelo e di renne
mostraba lontano
un paese di colori inesistenti,
l aria era commossa
e lacrimava ed il mio cielo risplendé di triste
meravigliosa oscurit.
Oh, fragranti e preziose visioni
da incomparabili udire
Poi tutto si spense
in un giorno abbagliante.
Squallido natale,
pallido come un bimbo
in fame,
fra i tuoi vini dolci
e riti e amore,
quanti affetti sentimenti
hai perso.



NAVIDAD

Te acariciaba la mejilla
delante de un nacimiento.
Sentía transfundirse
tu infantil sugestión
en mí que te observaba
casto.
Luego el temblor y la llama,
el crepitar de las ramitas y, a la vez,
un lento ascenso de espíritus.
El olor a hielo y a renos
enseñaba a lo lejos
un pueblo de colores inexistentes,
el aire estaba conmovido
y lloraba y mi cielo resplandeció con triste
maravillosa oscuridad.
Oh, fragantes y preciosas visiones
de incomparable percepción
Luego todo se apagó
en un día deslumbrante.
Triste Navidad,
pálida como un niño
hambriento,
entre tus vinos dulces
y ritos y amor,
cuántos afectos y sentimientos
perdiste.


***


IL BUE

Anchio t amo
povero, santo animale
enorme di pace e mansuetudine.
Nel profondo dei tuoi occhi,
leggo una triste incoscienza della tua ingrata
natura;
sul tuo latteo tenero corpo
scorgo i segni di un troppo, facile infierire.
Con ritmo universale lavori,
appronti le esigenze del simile di Chi
concep la schiava tua esistenza
e inesorabile.
Per lunghi anni,
rimuovi zolle facendo letto al seme
ed inciti la terra a farne pane
e ad ogni stagione
miri indifferente il frutto della tua fatica,
ruminando lentamente.

Poi, i tuoi zoccoli si consumeranno
en el mentre il tuo respiro in un affanno
e allora, un d, al violetto mattino,
un calcio ti risveglier
ti muoverai con la solita lentezza col solito sole e
bisbiglio di creature
non verso i campi
ma ignaro,
            nuovo dovere
senza un inutile lacrima di colui
che ti conduce a pagar la tua vecchiezza.
Ed io,
che a volte t incontro
sol te stesso trascinando
e odo il tuo melanconico mugghiare
prima che il sangue ti lasci a rumor di cascata
cerco sempre e triste
di eludere il tuo languido sguardo,

quel giorno



EL BUEY

Yo también te quiero,
pobre, santo animal,
enorme de paz y mansedumbre.
En lo profundo de tus ojos,
leo una triste inconsciencia de tu ingrata
naturaleza;
en tu lácteo y tierno cuerpo
observo los signos de un encarnizamiento, demasiado fácil.
Con ritmo universal trabajas,
te sometes a las exigencias del semejante de Quien
concibió tu existencia esclava
e inexorable.
Durante largos años,
arrancas terrones preparando surcos para las semillas
e incitas la tierra a que los vuelva pan
y a cada estación
miras indiferente el fruto de tu trabajo,
rumiando lentamente.

Luego tus cascos se gastarán,
tu lenta respiración se volverá jadeo
y, entonces, un día, en la violácea mañana,
una patada te despertará,
te moverás con la usual lentitud, con el sol de siempre
y el murmullo de criaturas
no hacia los campos
si no, ignorante,
            hacia un nuevo deber
sin una inútil lágrima de aquel
que te conduce a pagar tu vejez.
Y yo,
que a veces te encuentro
sólo a ti mismo arrastrando
y oigo tu melancólico mugido
antes de que la sangre te deje con ruido de catarata
intento siempre y triste
eludir tu lánguida mirada,

aquel día

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net