Buscar
PANC
Publicado: Domingo, 23 de noviembre de 2014

Mario Santiago Papasquiaro


Mario Santiago Papasquiaro (México, 1953 - 1998). Seudónimo de José Alfredo Zendejas Pineda. Fue uno de los fundadores del movimiento Infrarrealista en 1976. Entre sus obras figuran: Aullido de cisne (1996), Respiración del laberinto (2008) y Jeta de Santo (2008), antología editada por el Fondo de Cultura Económica en España. Sus textos han aparecido en diversas antologías y revistas literarias. Su poesía es de corte anecdótico, irreverente. Destaca la presencia de la tradición beat en un discurso contestatario y mordaz, casi coloquial. Estética que emplea la crítica y la denuncia, desacraliza y pone en evidencia a una sociedad fragmentada, tal vez como una toma de conciencia sobre nuestro inevitable devenir.


Poemas de Mario Santiago Papasquiaro



En el zaguán de las nubes



Porque todos somos,
todos somos,
todos somos los hijos de,
todos somos los hijos de
1 brillante & colorida flor,
1 flor llameante
& no hay nadie
no hay nadie
que lamente lo que somos

Canción huichola

Para Patricia Rodríguez Acosta



Mi patria es este cacto jugoso que arranco de la boca
misma del desierto
:: Lophophora Williamsii ::
/ Universo de botones floreando las palmas de mis manos /
Salta & danza mi destino
Como 1 perro celebrando la bendición puntual
de su alimento
La lengua de Dios me besa con firmeza
& torna & sigue & gira
Devorando el panal de mis pupilas
Está lloviendo
& la huella del diluvio
No es otra que la tierra que hoy piso
A la distancia
Sólo veo el pálpito fruto vivo de mi alma
Mis abuelos -peregrinos- me indican
el camino / pellizcándome
El sudor de mis moléculas
prende el sueño necesario
para que la intrínseca ceguera de mis pies
no decaiga ni en brújula ni en ánimo
La realidad de la belleza
((luciérnaga fugaz))
se posa 1 segundo en mis cabellos
¿Qué viento negro podría romperme el paso
o intentar siquiera cancelar mi canto?
El vientre de mis dientes no deja de masticar
su propia pulpa
Vuelo : trino : zureo : aúllo : salpico : preño :
me exprimo : me desato
Llevo en mí el eco de 1 impulso insospechable
Simiento lunar / manantial de migraciones
Arcilla lodazal de óvulos / visiones & peñascos
Raíz que surge & se evapora
En el zaguán de las nubes
A la luz del relámpago
A 1 salto de besar el alba-pezuña de venado
que acaricia el dulce corazón de Wirikuta.


Tatuaje


Mi poesía es mi semilla obsesiva
la sandía parpadeante con que me baño & me muerdo
mi orquesta-adnauseam de niños perdidos
la radio-naranja de mis transmisiones más ácidas
Vista yo como pollo sin patas
o jarro de barro con frijoles acedos
Mueva yo mis pulmones cual alfiles o torres
o a puras burbujas de camaralenta
desde la golden catatonia / desde el clorofórmico estatus
a la manera del jazz de Coltrane
me desentierre & salpique
Mi poesía es mi sonrisa
mi lujuria / mi gula
mi galáctico estilo de vagabundear sin 1 quinto
mi engrapado pasito
mi catapulta proteica de extraño sabor & mejor condimento
el puente de instantes & besos
que elijo & elijo / como veneno & escudo
el lote baldío donde a silbidos de humo
prendidísimo a mi plumaje / a mis garras
atentísimo sólo a mi propio almuerzo desnudo
a la � de 1 pesadilla
en el cuarto oscuro de 1 pildorita con alas
en menos de lo que chilla 1 relámpago
con sólo hacerme ven ven con tu dedo
caminando muy en ti
vas a encontrarme
vas a encontrarme

Gregory Corso se confiesa & hasta el viento habla


(Versión de MS a un poema de William Wantling)

Parece como si me hubiera pasado la vida en 1 campo enemigo
Hace dos meses que salí libre de las cavernas de San Quintín
-después de cinco años & medio-
& me vine a estas aldeas / con mi morral de inexistencias
para andar por donde quiera & escribir
Ya tengo dos meses por aquí
& no he oído nada de Gerry Mulligan o Jimmy Guffre
-ni siquiera por la radio-
La raza se ha vuelto insensible
o este es el fin de los jazzistas caníbales
No sé, no sé
la gente me mira raro, chistoso,
cuando doy vuelta parloteando
obscenidades en voz alta.
Los burdeles están cerrados desde 1953;
& cuando me acerco a alguna niña
con ganas de plantarle 1 mordisco
ella me mira de arriba a abajo
& me pregunta si no he consultado
a 1 siquiatra para poner en orden
mis problemas sexuales.
La muchachada definitivamente no entiende mi juego.
Ni 1 flirt fugaz con la diosa mariguana
en 1 semana que parece medida con el tiempo de la luna.
Nadie por aquí sabe el coeficiente mental que se logra en el país del peyote
/ confundirlo con 1 tinte para el cabello?
confundir el jugo de naranja con el orín del diablo?
Los policías son educados
& los negros humildes
No resisto la idea de moverme lo más lejos posible
El próximo campo enemigo / tal vez

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net