Buscar
PANC
Publicado: Jueves, 11 de diciembre de 2014

Federico Spoliansky


Federico Spoliansky (Argentina) Ha publicado los libros EL AGUJERO (Cuentos, Florida Blanca, .1995) y DUDA PATRóN (Poesía, Editorial Alción, 2010). En 2015 publicará ATLANTOV, libro de microrrelatos, poesía y prosa poética.

Recibió el Primer Premio Nacional Iniciación de Poesía, Ministerio de Cultura de la Nación (Bienio 1992-1993), el Primer Premio del XVII Concurso de Cuento de la Municipalidad de Puerto Madryn (con el Subsidio del Fondo Nacional de las Artes, 1994). En 1996 fue semifinalista del International Poetry Competition organizado por el Atlanta Review (USA). En 1991 ganó una de las becas María Rosa Bemberg de perfeccionamiento vocal.

Escribió, dirigió y editó los cortometrajes C EST TOUT y I & THOU. I & Thou fue proyectada en el V Festival de Cine Latino-Irlandés (Dublín y Portalaoise), ganó el Premio a la Mejor Producción en el IV Festival de Cine UNIACC de Chile, el Premio al Mejor Corto Experimental en el IV Festival Internacional de Cortometrajes de Miami, fue proyectado en el XXIII del Festival Internacional de Cine de Uruguay, el Festival de Cine de San Pablo y en el XXII Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Formó parte del Coro de la Alianza Francesa bajo la dirección del Maestro Julio Fainguersch. Tomó el curso que la soprano Delia Rigal dictó en el Salón Dorado del Teatro Colón en 1990 y ganó una de las becas de perfeccionamiento vocal María Rosa Bemberg en 1991, organizado por Festivales Musicales.

Sitio web: http://federicospoliansky.com/

Poesía en prosa



Dos textos del libro Duda Patrón de Federico Spoliansky.


La miscelánea de pobres y abolengos hace que todo sea posible.
Londres se presenta como una cantimplora para todas las razas, el imperio liberó a los esclavos, se fertiliza la paz. Otros esclavos inmigran, se recrea lo foráneo, San Jorge y el Dragón, se lotea la identidad. Los cuerpos que sólo conocieron un ave en la frente deambulan por bocas de subte y andén. Es el usufructo que dejó la guerra, el desconcierto de pieles curtidas bajo otro sol. Londres es tolerante, generosa, se subalquilan cuartos en edificios del municipio, se copian llaves, es ilegal.
-No es ilegal saberse tramposo- sostuvo mi tatarabuelo inglés. Y se trasladó. Cambió asma y patria por traficar opio en Shanghái.



Habla de la enfermedad en tercera persona.
Los sobrevivientes quieren volver, escapan del refugio, la paz es tan incómoda que se suicidan para confirmar la explosión, buscan estar a solas con ella, vivirla una vez más en el cuerpo, el mundo que conocen permanece en ese abril. Piden volver, no al lugar, al hacinamiento que los sorprendió dormidos. Aman la tierra natal, tropeles de plomo y cobre suben por los aljibes. Algunos han quemado sábanas, se han arrojado alcohol, encendido el cuerpo y salamandras para volver, volver y que se reavive la Ucrania del útero radioactivo. Otros imitan la ceguera de los pájaros, el balido de los ciervos, las náuseas prosperan debajo de los pies. El casco urbano que una vez los albergó habita postales de saqueadores y aventureros. No se vacía el refugio por las muertes, el recambio de comarcas devuelve gritos a los territorios del borde, el poder los ha transformado en mendigos, a gusto en la miseria.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net