Buscar
PANC
Publicado: Jueves, 08 de enero de 2015

Nina Rizzi


NINA RIZZI es una poeta, traductora e historiadora brasileña, nacida en Campinas/ Sao Paulo, en 1983. Se licenció en Artes Dramáticas en la Escuela de Comunicación y Artes de la Universidad de Sao Paulo, e Historia por la Universidad Estadual Paulista. Ha publicado los libros tambores pra n zinga (poesía, 2012), caderno-goiabada (prosa-ensayística, 2013) y A Dura o do Deserto (poesía, 2014), además de traducir a la argentina Susana Thénon en el volumen Habitante do Nada (2014), antologías de los también argentinos Alejandra Pizarnik, Jacobo Fijman, y del mexicano Enrique Serna. Escribe en el blog quandos (HTTP://ninaarizzi.blogspot.com) y actualmente traduce las obras de Oscar Hahn.


Poemas de Nina Rizzi



Traducción al español de Candido Rolim




ZONA PROHIBIDA DEL SER

"Esse est percipi" - Berkeley

Una porción de extractos para comerse en las manos
- ¡Mira, mi vida bella hecha cosa acumulada!
- ¡Mira, mis palabras creadas por mucho menos que la carpintería!
... Yo existo.

Basta un espejo para escarnecer el mundo-dentro.
Pequeño-mundo, la verdad se curva al
monstruo de la nada.
Debajo el nombre
la jaula y el silencio.


*


ceciliana

escurre el aceite del mundo lima
de ricino, refino

mínima hierba o toda
cantero, fecundo

la poesía es de quien
la necesita, dice el cartero

sonreía, más allá el barro
tierno de exilio y poda

te revisito, el mundo - mira
entre las piernas.


*

canción a las proletarias de la guerra

lenguas y oídos quedan muertos
sobre el cielo gris y vacío

pudiera decir una vieja canción
judaico-germánica

marina c., aquí todo queda lo mismo
en las esquinas, sótanos, cuadrículas

en la concha, el mar
en la semilla, el bosque

las alas de los insectos imitan
aplausos al infinito

nosotros, en medio a escombros y afectos
cogimos basuras, vasijas, techos

habitanos lídices, drésdens
del caos, inmensas catedrales.


*

CARTA A LOS IMPARES

Baja. Baja un poco más.
Aquí o en Tsárkoie Seló, East Coker o Zimbábue
Es sombrío siempre a medianoche
Oscuridad de tierra, muros y piedras.
(No conoces la oscuridad del agua o el viento
y jamás hubo el Buen Salvaje si un día sintió
él solo, muros y piedras)

Baja. Baja un poco más.
La frialdad se acerca a cada hogar
consumido por el tiempo.
Piedra ayer, piedra hoy y nunca
La misma ante la mirada abigarrada y su bajada.

Baja. Baja un poco más.
¿Importa si la acogida es pobre
y toda mirada es la misma?
Pasean los seres con sus enfermedades y dolencias
Las mismas tuyas. La normalidad nos aparta
y trapacea como la luna
más diáfana en la madrugada.

Baja. Baja un poco más.
Hasta cuando no reste uno solo punto en la noche
Despreciable, moldéate con cemento y acero
de los lugares que no lo son.
Transmútate de todo lo que hicieran
La Gran Civilización y Cultura apártate
de todo el tiempo y la palabra
Costumbre, hoy es solo un día.

Baja. Baja un poco más.
ácido, pérfido, hasta que olvides
Todo milagro el habla, el crujir de los huesos
la lágrima hecha helado hilo
el calor de una y otra mano.

Baja. Baja un poco más
Charla con las tiniebla, los infames de la tranvía
Aquel que agoniza en la casa en llama
podrido y sólo.
Habla a la muchedumbre en piel y hueso
y la carne-necrosis de los
pequeños secretos.

Baja. Baja un poco más.
Con la hojalata, las cenizas, el encendedor y la cuchara
los labios quemados y la sangre puesta
sé mínimo, agudo, ciudad afuera.
Entonces elévate
sé gente.
De frío, humo y soledad.
Y puedes ser grande.


*

El Candomblé de Flora

¿Cómo ser verdad, representación? Aullaba
atrapando el velo - un hijo y el peso de la crucifixión.

Antes, gritó al mundo - ay-
ancestral de sí.

La mujer volvía loca
y nunca, jamás, nada fue tan obvio
claro, clarísima despedida.


*


(fragmento)
HEMOS DEJADO TANTO PARA DESPUéS

el arroz mojado al ponerse afuera, la caca del cenicero por juntarse; hacer el amor.
encontrar un río para tener hijos con fluidez,
ahogarse y dejarse a-
diós,

¿sin norte, qué vuelvo a ser?


*

casida para el árbol de diana

corazón de las 22h
agua tibia al fondo
la noche en el espejo regreso

en despacio alguna cosa
busca el sensible

intocable


*

MOTS SUR LA PAGE
(a un poema de Lambert Schlechter)

En dosmilydoce se acabó el mundo
yo también morí.

Mañana, todavía, yo viviré.
mi corazón latiendo al ritmo de su nombre.

el nombre-mundo que habita
cuando te creo verdad, poema.


*

PRóLOGO

Escavo el ancestral imposible - el Bello, el Sublime, la Verdad -
delicadezas en medio a un espolio de ruinas.

Miro a la muchedumbre del pasado lo que resta
el real no deja ver, el fragmento, la no-adecuación;
la constatación del absurdo:

la vida tiene la duración de una tragedia
empieza en la mañana, muere con el día.

Ojos bien cerrados, recuerdo: desierto es espera.
desierto es desesperación. desierto es adentro.
desierto es el mejor jardín
.

Silencio. La duración del desierto.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net