Buscar
PANC
Publicado: Sábado, 27 de junio de 2015

Manuel Adrián López


Manuel Adrián López nació en Morón, Cuba (1969). Poeta y narrador bilingue. Su obra ha sido publicada en varias revistas literarias de España, Estados Unidos y Latinoamérica. Tiene publicado los libros: Yo, el arquero aquel (Poesía. Editorial Velámenes, 2011), Room at the Top (Cuentos en inglés. Eriginal Books, 2013), Los poetas nunca pecan demasiado (Poesía. Editorial Betania, 2013. Medalla de Oro en los Florida Book Awards 2013), El barro se subleva (Cuentos. Ediciones Baquiana, 2014) y Temporada para suicidios (Cuentos. Eriginal Books, 2015)


Su poesía aparece en las antologías: La luna en verso (Ediciones El Torno Gráfico, 2013) y Todo Parecía (Ediciones La Mirada, 2015).

Entre otros eventos literarios, ha participado del Miami Book Fair International, XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería en Ciudad de México, IV Festival Atlántico de Poesía de Canarias al Mundo en Gran Canaria, España y V Festival de Poesía de Lima en Perú.


Poemas de Manuel Adrián López




Todas son noches de ausencias


Debí vestirme de luto
forrarme de crepúsculos
dominar al silencio que abunda
y no permitirle traiciones a mis ojos.
Las estrellas no resplandecen como en la isla.
Aquí todos corren a sus guaridas
ratones fugitivos en busca del queso
antes de que el último rayo de sol se esconda.
Cuando camino para aliviar lo almacenado
miro a través de ventanas tapiadas
barrotes oscuros hacen su labor de centinelas
y una distante luz que alumbra
cabizbaja
noche tras noche de ausencias
testigo de familias que han dejado de abrazarse.
No comparten mesa
ni sueños a la hora de la cena.
Cada cual toma diferentes rumbos
dueños absolutos de su plato desechable.






Resumen


Mil noventa y cinco días suman
sin un solo perro chino roto
ni escándalos.
No hay residuos de sangre
en la ventana
los cuchillos no se han exiliado
detrás del refrigerador.
Respiramos con la ayuda
de incienso
velas con olor a pino recién cortado
y colonia 1800.
Compartimos un año de astronautas
canciones de Cyndi Lauper
fotos infantiles
con el mismo teléfono negro en mano.
Pero se ha extraviado el deseo
en un callejón tapiado de hiedra
desprovisto de utensilios
para hallar la luz.






En la piscina


Miles de poemas
dan vueltas en esta piscina
llena de peces muertos
que alguien se tomó el trabajo
de ir echando
uno por uno
mientras yo pretendía estar dormido.
Sé que existe una pala gigantesca
que es capaz de limpiarlo todo
pero ¿cómo ponerla a funcionar?
¿cómo eliminar tanto desperdicio?
En cualquier momento me lanzo
al mismo medio
y hago acrobacias
envuelto
en hojas secas
en peces boquiabiertos
en agua.






Viajes

Quiero vivir en un pueblo fantasma
plagado de telarañas
rodeado de cipreses
y calles desiertas al anochecer.

Cada cierto tiempo emprendo un viaje
inscribo mis iniciales
en las paredes del baño público
prometiéndome
que no hay regreso a este aeropuerto.
Miento
abandono a extraños
y guiños que recibo al caminar
y nunca devuelvo.
Una y otra vez
pretendo tener independencia.
Acabo encarcelado
por mis propias manos.






Ciego, sordo o mudo

Se ha quedado sin deseos de hablar.
No soporta responder mensajes
ni contesta el teléfono que suena y suena.
Se esconde entre libros y rosarios en la mesa de noche.

Una neblina le obstruye la vista
¿o será un velo de tul que prohíbe
el paso de murciélagos
o la montaña de críticos que ruedan?

Dice que pronto desaparecerá.
Teje su telaraña en espiral
atento a la fragilidad que arrastra.
¡Hasta un enano intentará
ponerle un pie encima!

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net