Buscar
PANC
Publicado: Miércoles, 01 de julio de 2015

Dinapiera Di Donato


Dinapiera Di Donato, nació en Venezuela. Reside en New York donde ha enseñado español y francés y cursó estudios doctorales en CUNY. Obtuvo una licenciatura, maestría y DEA en literatura hispanoamericana en París (Francia). En Venezuela enseñó literatura, escritura creativa y fue co-fundadora del Grupo de Estudios de Culturas y Literaturas Caribeñas de la Universidad de Oriente. Autora de Noche con nieve y amantes (Caracas, Fundarte, 1991. Premio de Narrativa de la X Bienal Internacional "José Antonio Ramos Sucre" de 1990), La sonrisa de Bernardo Atxaga (Predios, 1995. Premio de Narrativa "Alfredo Armas Alfonso" de 1994), Libro de Rachid avenida Paul Doumer (Cumaná, 1996. Premio de Poesía Bienal "Tomás Alfaro Calatrava" de 1996), La Sorda (Maturín, 2011), Colaterales/Collateral (USA, Akashic, 2013. Paz Poetry Prize del 2012), Contar Aristeguieta (USA, Sudaquia, 2013, relatos que recibieron una Beca del The Northern Manhattan Arts Alliance NoMAA).


Memory Book álvaro, 1993







UNO



En el día busco un donante

la sangre
cada día más costosa

ya escribíamos llevando la cuenta
pálidas copias
inventario de tu cuerpo

aquello bajaba lento
busco un donante busco un donante
aterrizaje forzoso

la pista iluminada para nadie

es una luz rota
cayendo de mis ojos
en la escena de Watteau de 1721

voy a colocar tu foto en sus despojos

la hora de la máscara
y a tu hermano

aquello es la muerte joven
no te avergüences




vamos a pintar la cámara negra de Praga
sus ojos cayendo de mis ojos

en el paisaje de una borradura de Watteau
un soldado casi niño que tiembla
ofrece la roja flor galante

Jean-Antoine y tú y tu hermano con la Diosa
retrato de grupo
posando
para el donante

los días difuminados


en la sala muda

Pierrot de Watteau y su animalito a la sombra

Les enfants du paradis


el don
un principio de incandescencia











DOS



Silencio
esta isla rodeada de las aguas

hablar
que es cruzar a nado

nunca
cuando admiraba la amplia arquitectura del poema
esos edificios bellos y en serie de
la gran poesía que tuvimos

nunca pensé
que el miedo andaba en nuestro patio

Escarbo para tus venas
buscador de diamantes


Amenaza la musaenda
quien lo hubiera creído
tibia crecida en la boca de Noita

todo ese trabajo
largos días de Indochina
para venir a temblar junto a un río de piel
quemada

Exprimo una naranja para el soldado











TRES



Te hundes como en un sueño
y los oscuros y los claros primos
silban con las ranas en la tela del jardín

confianza ferrosa


que no vuelva la fiebre

en la aldea van huyendo los donantes
los precios se elevan

repiten que traemos ruina

que siempre fuimos niños extraños

obligan
al soldado

una camilla al lado de la otra
son dos humillados

dicen que todo lo miras con
una raíz turbia


tápame los ojos












CUATRO



Antes que mueras visitemos la casa

un abejorro golpea la madera
y la madera golpea
nuestras misteriosas fundaciones


me pides que traiga de nuevo un río
para el círculo sagrado de las plantas
que no olvide
los días también circulares del zancudo
ni el algarrobo de los niños que fuimos


pronto caerá
al atardecer

y todo es muy digno de alcanzar este olvido

que escriba de las manos del ángel
vestido de verde
en los días sagrados


en los otros
también










CINCO



Así espero en la cadena rota
las células mutantes como enamorados en el limbo
perdidos uno para el otro
antes de llevarte la risa

en el libro que Dante escribió para la vieja idea

casa sitiada
¡despierta!
sin la luz de tus ojos

Dios mío
Amor mío
















SEIS



Nos dábamos con buena sangre
quién lo hubiera creído

Noita era una reina del gallinero en fuego
donde escondíamos la pena
como un grano de oro

Hora de los sobrevivientes: nada consuela
nos mandan y vamos

Quiero arroparte
y no hay sábanas en el banco de sangre










SIETE



En la noche un hombre
fuma
es el doctor que vela
frente a él desfilan fumadores frágiles

tracemos un mapa siguiendo la arboleda
dice

dice que repartamos la carga confiados en el
sentido del padecer
hasta que HIV pase

como los niños
como tus ojos
pasaron


afuera hay una joya silbando
son miles por la ciudad
Noita grava las ranas que imitan las aves y a Ofra Haza

y para que el mayor no se derrumbe
en el mutismo de mayor que más nos duele
a los pequeños
tiene la paciencia de hacer gota a gota
un huerto
pieza que falta
para que llegue la mañana











OCHO



Repartamos la carga
es el amante despierto
vieja estatuilla de Psiqué con sus fisuras
sabe pero no ve
sabe que no ve


Así están rezando

En la sexta mañana Jean-Antoine abandona
el concierto

mía la muchacha que vuelve el rostro
y no nos deja caer

el testamento es una tienda
donde el arte
de vivir
se sale del cuadro
el muchacho del jardín
la Arcadia rumorosa

la noche
en tu cama


















NUEVE


Tercer round

yo estoy exhausta y afuera

el ruidoso mundo cuenta
sobre mi cabeza

es un mar y otro y otro
invade mi pulmón que es un pez muerto
tú dices
también en la muerte hay que aprender
a respirar

hablo y las paredes crujen
se alejan
sólo pequeños ruidos
de plantas secas frotadas

pregunto
si todavía son huesos

hombros de mármol de una Diosa que duerme
y hace sombra
ya no más














DIEZ



Huesos
recintos iluminados en otras vidas
como si el mar hubiera reclamado
otra vez
la casa

qué no he de darle si el mar es así
exige que todo sea abandonado
Dios mío
Adiós











ONCE



En la pieza oscura los dolientes

tus libros son tocados como si fueran corderos

el agua con su ardentía insiste en la pupila
el secreto

también habrá mar en esta hora
mar oscuro disecado piedras verdes disueltas

en un embarcadero para las fiestas galantes de Watteau

el Dios tenebroso es un espejo
quebrado a destiempo

lo que se mezcla a tu risa
es el tiempo medido justo
de
otro
Dios



Y ahora hablemos de tus gatos

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net