Buscar
PANC
Publicado: Lunes, 28 de septiembre de 2015

Mario Bojórquez (3)


Mario Bojórquez (México, 1968). Es autor de libros de poesía, ensayo y traducción, y su obra ha obtenido diversos reconocimientos, como el Premio Estatal de Literatura de Baja California (1991), el Premio Nacional de Poesía Clemencia Isaura (1995), el Premio Nacional de Poesía Enriqueta Ochoa (1996), el Premio de Poesía Abigael Bohórquez (1996), el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes (2007), y el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario José Revueltas (2010). Recientemente recibió el Premio Alhambra de Poesía Americana (2012), otorgado por el Patronato de la Alhambra y Generalife y el Festival Internacional de Poesía de Granada, España y la Distinción Príncipe Tecayehuatzin de Huexotzinco. Entre sus libros de poesía destacan: Pájaros sueltos (1991), Contradanza de pie y de barro (1996), Diván de Mouraria (1999), El deseo postergado (2007) y El rayo y la memoria (2012).


Poemas de Mario Bojórquez



De Y2K






En el tercer retorno de tu letra griega
cocino un spaghetti con flor de jamaica
he perdido el olfato en un frasco de comino
y trato en la memoria de reconstruir el santuario del sabor
Así contigo
ya no sé a lo que sabes
Miro la fuente al centro de la mesa y la alegría al rededor
Cuando llego a esta línea en la otra línea
me dices que has tomado mucho café con leche
que tienes fierros y prefierros en los dientes
que tú ya estás curada
Yo te digo
que escribo un poema que empieza
en el tercer retorno de tu letra griega
que Amsterdam 536 dólares con salida San Diego
y que las Hernández saldrán bailando en el poema más adelante
Estamos tan solos hoy como al principio
tú atenderás al técnico en computación
yo a los plomeros en el baño de Mariana Garza
Pienso en tu costillar, en Philadelphia Rib s y en el cerdo que me comí hace días
Aquí el poema se regresa al Zócalo
y entre 22 millones de personas el poeta Alcaraz te acerca a mí
Piensas, estás segura, que soy otro fantoche
piensas, mucho, mucho tiempo que soy otro fantoche
tu pensamiento es ése
La inteligencia decimos es el principio de la infelicidad
por eso ahora que vas por Mayorazgo
con tu falda larga y tus botas
piensas otra vez
es un fantoche y sabes que en unos días dirás en Culiacán
Estoy saliendo con un poeta
Ya para entonces habré explorado el site de Marinela
y distribuido tu foto por todo el territorio
de Tuxcacuexco en Rulfo
hasta Trieste en Saba
eres aprobada unánimemente
Hiperboreal en Nortec te dará una serenata en línea
y el poeta Tarín te explicará pacientemente lo que significa el rayo en una hembra humana
Aquí las Hernández bailan con sus hombres, es algo de Santana y las percusiones retumban en las paredes del departamento
luego ellos se aburren y se sientan, hasta que las Hernández los encienden de nuevo
hay un intermedio con cambio de vestuario
y en algún momento reímos con la broma del perro
Yo tengo puesto un vestido de dormir y tu bufanda negra
bailamos con Freddy Mercury cantándonos desde más allá de la muerte
Eres feliz y se te nota mucho
Freddy hace un silencio que mi voz llena
Tus nalgas son una delicia
Tiro el vino rojo sobre el ejemplar dedicado
hemos tomado whiskey, vodka y nada de café
El anticlímax llega con el taxi
me has pedido que llame al llegar
El spaghetti da vueltas por el cuarto
lo vuelvo a ver
y aún no reconozco las flores de jamaica



***



Los dos somos señores jóvenes
la juventud desborda por los bolsillos silvertab
Hemos venido al Pont des Arts a despedirnos
entre los intersticios de la madera miro el agua del Sena sin parar un punto
esta cita debió ocurrir hace diez años
desde hoy no serás la mujer a mi lado
falta atravesar la selva de las despedidas
pero no habrá regreso posible
En Saint Germain des Pres
recoges seiscientos francos del suelo
que servirán para unas hamburguesas en el Cluny y tu jersey con los habibis
después vendrá la marcha del boulevard Sebástopol hasta la Gare de l Est
Somos la imagen de la desdicha
tanta soledad no puede terminar bien
a ti te queda la realidad del sueño
yo sólo vivo el sueño agudo de la realidad
En boulevard Saint Michel entramos a la librería Averroes
pregunto por el poeta Al-Mutamid, rey en Sevilla
pasas los ojos por aquellos signos de extrañeza y piensas que tu casa está donde tu corazón habita
ahora sientes un cálido afecto por mí
Leo en Ibn Q taiba:
Esa mujer ha muerto para ti entre jardines y fuentes
Su tristeza es mayor que la belleza del mundo
Ahora la verás caminar ajena entre fiestas y banquetes
Su corazón es la jarra de arcilla
rota por el suelo




***


Voy a buscar a una mujer para tomarme esta botella de vino, es francés y promete
volverme hasta los campos de Dijon en la Borgoña, donde la princesa de Aquitania
mezcló el cereal y los cubos de azúcar y más allá mostaza con tortillas en el restaurante
tex-mex

Anita le pregunta a la hermana del Dj si no quiere ser ella la que suba a mi jeep
La hermana del Dj quiere desde hace mucho ensayar en mi lengua
Los sonidos guturales de su nombre
Y entre su amigdalitis y mi glosolalia
Abrimos la botella en el semáforo
En Dijon hay cuatro cinco calles
Que habito en la memoria
La iglesia de la virgen negra
Y Galerías Lafayette
Donde Laurent envuelve mi Waterman
Mientras la Rorra se come los vellos rubios de sus brazos

Ella nunca ha tomado vino rojo
Y por eso no entiende si le gusta o no
Pero sus piernas son largas
Y las pantaletas tienen elástico acolchado
Como si fuera un retazo de pantalón deportivo en falsa seda

La hermana del Dj hace dos turnos con su bata azul
En la maquiladora ensambla dispositivos electrónicos para Brasil
Una expedición al maviri sería excesiva
Por eso por la leyva y acaso el río sinaloa

El poeta León le da unos tragos al Borgoña
Mientras que yo dispongo el jaripeo
Que no sabe montar me dice sobre la vaca jersey
Yo pretexto ginebra
Y en el café aún no teníamos MTV
Pero el unplugged fue largo
Al amanecer ella me pide que el Dj no lo sepa
Y el Dj no lo sabe



***


Estoy tajando el tronco seco,
de esa pulpa nacerá la figura que en mis ojos ya veo
Ha sido triste cruzar los días
en que ya no amaneces perdida
sobre la vaca y yo
Ensayando en la beige
una página del kamasutra
en esas traducciones nunca justas
Es triste
me digo ahora frente al parque que alguna vez hicimos bajo la lluvia
Y donde tú,
toda magnificencia de la carne
Te hiciste algunas fotos para mostrar a los amigos
Además de triste
ahora es tarde y lejos,
no correremos hasta la parada del autobús
Que divisarás diez cuadras
y con bastante tiempo
me dirás hasta pronto y me besarás
Esta mañana caminamos la playa
Y yo te conté que los acontecimientos dispondrían la huida
En la arena encontré unos lentes amarillos
y hablé de lo provisional, de lo contingente
Te dije que mi paso a tu lado era una oportunidad para la alegría
Que debías verme partir sin congoja,
sin resentimiento
Siempre me maravilló tu resistencia al dolor,
La catástrofe amorosa en ti era una fiesta
Quiero estar en tus ojos cuando me miras cruzar la plaza Mochicahui
Y te dices de algún modo que yo soy el que tú quieres para ti
Así mismo te miro y me pregunto tu nombre y condición sin conseguir saberlo
Esta noche en que cortas la tela
y yo tajo el tronco seco
Me digo y seguramente tú también lo pensarás
Que fuimos hechos para encontrarnos bajo la enramada de álamos
Y nada impedirá que todo eso sea verdad al margen de los días
Es tan desdichado siempre
el tiempo de las separaciones
Habríamos todos de tener tus ojos limpios
Para mirar el lado bueno de lo que permanece en nosotros
Y no la desvencijada ventana sin paisaje de lo ido
Quiero otra vez que te pruebes vestidos y faldas para mí,
bailando y cantando
Que en el chorro de agua te bañes mujer
para mis manos húmedas
Y luego en el desvelo me sepas otra vez contingente y fugaz
Al acercarme a ti aprendí que una mujer, su cuerpo,
Es también una forma de comprender la tierra
Y en ti yo anduve siempre
recorriendo montañas, atravesando ríos,
Degustando en la lengua los sabores exactos de las frutas
Buichía Combera, Princesa Mayo Jachise teuac? Jaiquisi uasutec?
Vamos a intentar de nuevo la pronunciación exacta de ese idioma dulce de tus abuelos
se acabaron los elotes
mata la gallina
liso abajo
rato camino ver
dos cuatro
Y entre la maledicencia del pueblo brillando en tu alegría
Sé otra vez para mí
La fiestera en mi culto, la flor de humo
Baila en torno de mí el venado agónico
y que el pueblo se entere que te fuiste
en el Yori a lenguas tierras
Vámonos por la ciudad y compremos
botes de tecate en bolsas de hielo,
tacos de frijol con siete salsas y pepinos
Súbete al jeep por el lado contrario
y presume tus piernas en el baile
Ahora que has dejado botones dorados en tus cortes
y las niñas de Camajoa
irán al homenaje en formación de escolta
Yo acabo esta figura en el tronco caído
para guardar memoria de tu paso en el mundo
Para que siempre existas pura y terrestre
madre del jair y la chagui
hija de la pelancha
sobrina nieta oh!
óiganlo bien Yolemmes,
del viejo Luis Combrera

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net