Buscar
PANC
Publicado: Lunes, 12 de octubre de 2015

Gina E. López


Gina E. López es poeta, catedrática universitaria y traductora. Es licenciada en comunicación y marketing por la Universidad de Sao Paulo, Brasil. Su maestría en literatura hispanoamericana la realizó en la Universidad de St. John s, condado de queens, NY. Ha dedicado su tiempo a la enseñanza del idioma español como segunda lengua en universidades y colegios de esa ciudad y en Ecuador su país natal trabaja enseñando literatura latinoamericana. Es miembro fundador de la revista bilingüe "Entre rascacielos", misma que pertenece al capítulo nor-oeste de la Sociedad Nacional Hispánica de honor Sigma Delta Pi de la Universidad de St. John s. Esta publicación cuenta con 23 números desde su inicio en el 2001 hasta el presente. Formó parte del comité editorial de la revista Hybrido, publicada por ex alumnos del Graduate Center perteneciente a la Universidad de Nueva York (NYU). Su poesía ha sido presentada en el Instituto Cervantes (2005) y en Americas Society (2007) ambas entidades en New York; así como en los festivales "Poetas en Nueva York" (2008), "The Americas Poetry in New York City" (2010), y "Manta Ciudad de Letras" (2014) entre otros.


Poemas de Gina E. López






SPANGLISH


El invierno acarició tus pómulos chocolates.

Muñeca de azabaches
empapados y temblorosos,
niña de madera de ángel y desierto de muerte.

Caen tus hombros, preludio de un cuadro
desconocido, enmarcado desde siempre

Los fantasmas retumban en las bancas de fierro,
de hielo.

Destino, Tuyo,
Mío,
TU
YO





NEW YORK CITY


Calidoscopio cultural.
Cobijas sueños e ilusiones,
desde el vagabundo tren
hasta la dama elegante de la avenida madison.

Espacio privilegiado
dentro de la esfera azul
donde se puede visitar cualquier lugar,
cualquier tiempo.

Abanico lingüístico,
floreces en el colorido de la primavera,
ventaneas en el descubierto del verano,
en el otoño te cubres de elegancia blanca y negra
para luego terminar en el abrigo de invierno.

Eres la lucha-hechizo que nos ata, cual ancla al barco
de cuyo puerto es imposible partir.






MUDANZA


Amanecer presuroso,
viaje al ritmo de un latido,
espera interminable,
espacio de inocentes,
pausa
conciencia
silencio
actitud contemplativa,
plazo alcanzado,
pausa
encuentro impostergable;
luego,
extasiar la mirada,
en el espacio y el tiempo.

Para volver, y encontrar
lo inevitable,
el enigma de un día
que irremediablemente
cambiará la vida.





ORIFICIOS


Casona de recuerdos pálidos, ahogados en tristeza.
Mi corazón tiembla con el dolor de la soledad.
Casona de puerta amarrilla, como helado de crema;
de ventanas, mosaicos, ubicados como cuadro
en cárceles del alma.

Paredes lúgubres, húmedas,
como los vientos de invierno que atraviesan el cuerpo,
dejando la sensación de pérdida de algo y no saber qué fue.

La novia espera, cabeza baja, espíritu tenue;
blanco fino, fino blanco, la luz penetra su vestido,
pureza, azares, compromiso sin misa.

Casona habitada por el fantasma sin cielo, inquieto, rondando el jardín.

Casa azul, antigua,
vieja, nostálgica quisiera que seas olvido;
memorias espiando sus vidas
por los orificios del tiempo.





QUITO


Sus callecitas son reflejos de tedios.
Las pendientes ascienden y descienden,
costaba cargar con la rutina.

Casitas encajonadas como mosaicos
de pinturas en vidrio; en donde el vecino oía
las realidades más escabrosas.

Y las iglesias, acorralaban, acorralan
la esperanza, desesperanza, de sus devotos.
Afuera, sus plazoletas albergaban la pobreza y el vicio.

Allá lejos, el horizonte siempre me espera, me llama.

Sin embargo�

Los años entregados a otros campos fueron vanos;
es aquí, en esta ciudad, de la que hui donde estoy
y estaba.





PARA "EL" POETA



BOHEMIA


Aparece el poeta con la mañana a cuestas, rumiando
su verso en las noches de desmanes y desamor.

Aparece el maleante de la botella, con sus ojos profundos
pidiendo centavos de perdón.

Aparece el bohemio de las cervezas, de licores putrefactos,
de bares y prostíbulos donde forjó su rima.

Aparece el condenado a las sobredosis de letras, de traumas,
de vicios, de honestidad.

Aparece el buscador de amor, el traicionado, el traicionero de su propio
mundo de felicidad.

Aparece el que recibe aplausos por parir sus palabras, desnudas, solas,
todo poderosas.

Aparece cabeza gacha diciendo que la literatura lo liberó.

Extraño destino del que se salva rumiando su
doloroso, oloroso, talento.







"recordar no quiero algunas historias en tierras de Castilla"
Antonio Machado


CONQUISTA


En un lugar de la mancha

Dulcineas nunca fueron princesas.
Heroínas nunca fueron rescatadas.
Damas nunca fueron entendidas
ni descubiertas
ni amadas.

Mi verso pasa por el umbral de tu rostro,
donde vuelvo a encontrar tu mancha en la que me pierdo,
de la que soy tu sierva y esclava
en la tierra malparida de mi ocaso.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net