Buscar
PANC
Publicado: Jueves, 30 de junio de 2016

Rodrigo Verdugo


Rodrigo Verdugo: (Santiago de Chile, 1977). Poeta y Collagista. Coeditor y articulista de la Revista Derrame. Miembro del Grupo Surrealista Derrame. Sub director de la Revista Rayentru, Coeditor de la Revista Labios Menores y Coeditor de la Revista "Joan Brossa". Socio del "Pen Club de Chile" y Miembro del Comité Editorial del Newsletter Pen Chile. Su obra ha sido publicada en revistas y antologías chilenas y extranjeras siendo traducida parcialmente al: Ingles, Frances, Italiano, Portugués, Polaco, árabe, Uzbeko, Rumano, Búlgaro y Catalán.


En 2002 publica su primer libro: "Nudos Velados", (prologo de Roberto Yañez e ilustraciones de Aldo Alcota), Ed Derrame. En 2005 participa en la exposición colectiva "Derrame cono sur o el viaje de los argonautas" en la Fundación Eugenio Granell (Santiago de Compostela, España) y obtiene el primer lugar en el concurso "Alas de poesía" organizado por la Asociación "Amigos de la poesía" (Monterrey. México). Tambien Participa en las VI Jornadas Internacionales "Imágenes del cine", Organizadas por el Instituto de Artes del Espectáculo de la Universidad de Buenos Aires, bajo la dirección de la catedratica Sylvia Valdés, en el Archivo general de la Nación, (Buenos Aires, Argentina). En 2007 realiza un postfacio para la contratapa del libro "Partículas Fugaces" del poeta Roberto Adames, Colección Luna Rota, Ed Paso Bajito, 2007 (Constanza, Republica Dominicana). En 2008 participa junto a los poetas Rodrigo Hernández Piceros y Marcela Albornoz Dachelet en la edición del libro "IDEM" del poeta Armando Uribe, Coedición Ediciones Derrame, Editorial Universidad de Talca, y en la exposición internacional de surrealismo "0 reverso do Olhar", en la Casa de la Cultura de Coimbra (Coimbra, Portugal) En 2009 participa en la exposición internacional de surrealismo "Iluminacoes Descontinuas" en el Convento de San José, (Lagoa, Portugal) y es invitado a la XIX versión del Festival Internacional de poesía de Medellín.(Medellin, Colombia). En 2010 participa en la muestra "Bicente Chile BCN" Muestra Poética Chile- Barcelona, en el Centro Civico Convent de San Agusti, (Barcelona, España). En 2011 participa en la exposición colectiva "El inverso del universo, homenaje a los cien años de Roberto Matta" organizada por la Fundacion Itau. En 2014 participa en la exposición internacional de surrealismo "Vune Koridy", en la Galeria Student de la Universidad de Ostrava, (República Checa), y publica su segundo libro: "Ventanas Quebradas", (prologo de Lorenzo Peirano), Olga Cartonera. En 2016 participa en la exposición internacional de surrealismo "Las llaves del deseo", en el Museo Municipal de Cartago, organizada por la Fundacion Camaleonart (Cartago, Costa Rica), y junto a los poetas Felipe Garcia Quintero y Guillermo Martinez forma parte del jurado del II Premio Nacional de Poesia Festival de Poesia de Medellin (Medellin, Colombia). Dirige el taller literario "Joan Brossa" del Centre Catalá. Mantiene inéditos los libros: "Anuncio", proximo a publicarse en Francia por Ediciones "La voix des autres, Collection Danger Poesie y en Chile por Libros del Pez Espiral, y "Transmisión debajo de las piedras". Actualmente se trabaja en la reedicion de su libro"Ventanas Quebradas"(ilustraciones de Von Grass) en una coedición de Olga Cartonera y Fumetto Cartone (Ciudad de Mexico, Mexico).

Poemas de Rodrigo Verdugo



VEINTIUNAVO ANUNCIO A María Luisa Bombal

¿A qué fulgor desastroso aspiran los umbrales?
Ahí están esperando con gladiolos, raspados de momias
Como si se tratara de una celebración incierta.
Tú pasas de largo, ahorras enigmas en la cabeza de las palomas
No te levantas de la cama a apagar las lámparas, solo disparas sobre ellas
Y todos esos pedazos van estableciendo puntos de apoyo para el animal innombrable,
Para que no caiga en las ferias, para que no baje a detener la espuma.
Una anticipación de cielo rompe las murallas, anega los vientres
Tú pasas de largo, como una envenenada vagas por el pasto
Y de la danza sigue saliendo agua, se rompen las anticipaciones de cielo.
Los vientres escriben en las rocas, tú pasas de largo
Aunque estas en las manos de figuras ya borradas
Pasas de largo con tu traje de charol, envuelta en tabaco
Sobrevives magnéticamente a esos vientres, figuras y rocas,
Cuelgas y descuelgas los mismos cuadros en las mañanas o a medianoche
¿Quién eres tú de todas ellas ahí retratadas, la atrapada, la bautizada, la interrogada?
Como saberlo si también han colgado tempestades en tu sangre.
Si eres la atrapada, es porque alguien hincha tus arterias con anticipaciones de cielo
Ese que tu propia germinación espera para estrellar a los dioses.
Si eres la bautizada, es porque estas unida por la frente con el animal innombrable
Que bajará a detener la espuma, el tabaco y esa locura de piedra.
Por ese hueco que queda entre ambos cuerpos unidos por la frente
Que es como el espacio que hay de un cuadro a otro en una muralla
Pueden ver el día y la noche, ven los cambios, ven testimonios de sombras.
Si eres la interrogada, es porque alguien multiplica tus venas bajo un árbol
Y así inauguras las esquinas del fuego, dejas clavadas cuatro espadas en cada esquina
Dejas clavadas cuatro armas con cejas de tigres,
Pero pasas de largo, o acaso te devuelves para saber cada estación de tu sustancia.
Sin embargo, oh interior de estatua, ¿qué mar pueden ofrecerte?
Recuerda poderosamente esas anticipaciones, que bien pueden ser umbrales
Donde tu sustancia ha sido distinta cada noche.
Vendrán los hombres a separarte de tu animal innombrable
Lo intentaran cortando con un pedazo de espejo, será un proceso más para ellos
Intentaran ese corte en medio de la ya ahora extensa frente
O justo donde se supone que ambas se unieron
Teniendo como referencia la entrada y salida del sol,
O el hueco engendrado por el fuego el día de todos los poderes
Teniendo en cuenta la latitud de ese hueco,
La aguja que flota sola dentro de él, señalando el punto de unión
Y aun no podrán acertar con el corte
No contaran con que tus pechos reproduzcan la perdición de las piedras
No contaran con que todo el espacio que el cielo ocupo en la tierra,
Fue cedido o es ocupado por los espejos,
O directamente para que los alambres gozaran a cada comprobación,
Según lo han decretado esas mascaras esenciales de las que empieza a salir espuma.
Oh atrapada, aunque estas en las manos de figuras ya borradas
Fíjate bien que esas figuras están borradas del vientre hacia arriba
Porque del vientre hacia abajo todo es raspado de momias.
Alguien pone gladiolos en los puntos de apoyo
Fíjate bien tú y el animal innombrable están vestidos de charol
Dan un paseo por las ferias, enchufan los pies en las rocas
Dicen que te han visto tus hermanas, te levantan falsos testimonios
Como si tú te hubieses mirado en un espejo, con las luces apagadas
Y hubieses puesto una lámpara bajo tu rostro, deformándolo
Para así incorporarlo aunque sea por un instante
A ese éxtasis que tus huesos producen en toda lámpara.
No tengas cuidado, las familias abandonaron la casa,
Nadie se horrorizara si te sorprenden,
La casa está custodiada por diamantes suicidas que sirven como ventanas
Asómate y mira, oh bautizada,
Jamás le levantes falso testimonio a tu animal innombrable
Aquí tenemos tus venas tentando a los arboles
Aquí te tenemos resbalando por la ceniza cada noche,
Tu éxtasis tenebroso en la viña abandonada
La lámpara que agradece a los dioses caídos
Das fe de todo aquello
Tu anillo se impone sobre los círculos de fuego
El día maneja las desapariciones desde nuestras noches mal cerradas
Un signo es expulsado del horóscopo
Has dado fe de todo aquello
Espera y grita, oh atrapada, fíjate en lo que está escrito sobre las rocas
Divisa al viajero nebuloso que hizo que los vientres escribieran sobre las rocas
Solo para que el mar sobreviviera a ello.
No te preocupes el verano se corrompe sobre los tronos
Mil veces intentaron fosilizar al animal innombrable
Se deduce que tu cabeza es la noche, que la cabeza de él es un umbral
Que suben las escaleras con cascos de uranio a contemplar las autopistas
Sin saber qué hacer con tantas arterias, o corriendo entre los árboles
O haciendo que el animal innombrable baile para ellas, solo para ellas
Ahí en medio de los árboles, de esas piedras que amargan el amanecer
A punto de que se te revienten y viertas la sangre en ese hueco
Para un cambio más en la luz, para ir con lo presentido de la luz
De figura borrada en figura borrada, firmando cada cuadro
Descolgando una tempestad con una lámpara
O levantándote de un lecho de rocas con una alucinación podrida
Con aquel gemido de estatua que adquirió el mar
Antes que lo adquirieran esos hilos que deslumbran a los pájaros y al día.
Antes que las lenguas construyeran esos cielos,
Oh interrogada, tú estabas detrás de ese deseo de sal que asoma en el cielo
Tu arrastrabas de los pies a tu amado por viñas y crematorios
Oh atrapada, la vida de los relámpagos escapo hacia la sangre
Tallasteis en carbón a los vigías desaparecidos, ves que solo llevamos raíces sueltas,
Y quien cubre nuestras espaldas queda situado entre transparencias ignorantes y látigos fascinados
Oh bautizada, tu igual pasas de largo, pero te miras de pronto en un pedazo de espejo
Y en el fondo eres esa estatua de sol y jamás detendrás esa agua, esa sangre
Jamás oh estatua de sol, detendrás esa espuma, esa piedra.



NOVENTAAVO ANUNCIO
Al compositor Acario Cotapos
"0ame una rama de tu fuerza alada, un gramo de tus íntimos metales,
y nacerá la luz en mí enterrada".

Homero Arce
Ahora nosotros pondremos las reglas
Oh pastor solar, el alma atravesará el fuego
No nos sorprenderá por segunda vez
La semilla que llega con la horca encima
Ocuparemos como dado el cráneo del vampiro,
Al tirarlo sobre las libélulas, dará un número inexistente,
El que necesitamos marcarnos para no volver nunca mas
A los arcos que tienen la extensión de un relámpago,
Y lo alto y lo bajo del espejo donde el agua no tiene preámbulo.
Ahora nosotros pondremos las reglas
La boca corrige las hojas,
Leeremos el testamento oscuro
Nos mostraremos los misterios que le sobran a la noche
Nos sujetan sobre las estaciones cavadoras
Como el mal encadenado a un pájaro
Ardiendo lo mismo que esa sangre que cambia de promesa según el limite
Bajando hasta la cintura, donde no nos sorprenderá por segunda vez
La semilla que llega con la horca encima.
Marcado ya un número inexistente,
El cráneo de vampiro es nuestro dado
Que tiramos sobre las libélulas con una mirada sádica
Venid pastor solar, vamos a dar lectura a un testamento oscuro
Luciendo el espanto de las aguas
Están cayendo las hojas que la boca corrige
Que pronto alguien esconda la lámpara,
Todo adentro debe seguir oscuro
Hasta después del preámbulo de las bestias,
Hasta después de las estaciones cavadoras
Y desde lo alto y hacia lo bajo, y desde lo ancho y a lo largo
Vertimos nuestra sangre más antigua, precipitamos sumas
Somos sujetados con la inexistencia de nuestro número
El arco va reduciéndose hasta la proporción de un cráneo de vampiro
Que sádicamente dejan en una erupción de libélulas
Como el mal encadenado al alba.
Que pronto el pastor solar esconda la lámpara,
Mi alma ira atravesando el fuego
La extensión de un relámpago es como la extensión de esa misma cintura
Donde todo debe seguir oscuro,
Así el hombre bebe de aguas que no tienen preámbulo.
Trae el sol como herida de guerra
Es presa de esa semilla que llega con la horca encima
La lluvia y la espuma se quedan con la sangre más antigua
Se precipitan muchas sumas
Ahora nosotros pondremos las reglas
Emboscados en las raíces del sol
Con un ojo de águila gobernando la putrefacción
Sumando las semillas con un número inexistente
Desde lo alto una erupción de libélulas hace correr como dado un cráneo de vampiro
Corre hasta dar ese número inexistente
Cuya proporción es ahora la de un arco
Han descolgado a los que yacían sobre las estaciones cavadoras
Se termina de dar lectura a un testamento oscuro
Hacia lo alto los misterios que le sobran a la noche
Hacia lo bajo la semilla con la horca encima,
Ardiendo lo mismo que esa sangre que cambia de promesa bajo la lluvia o la espuma
Y desde lo ancho una hoja que la boca ha corregido antes
Que pronto alguien esconda el arco
El alma atravesará el fuego
Ahora nosotros pondremos las reglas,
Oh aguas que no tienen preámbulo.


CIENTOTREINTAYSEISAVO ANUNCIO En memoria de Manuel Francisco Mesa Seco

Yo el impostor viendo madrugadas desprovistas cayendo como talco
Que va formando otra cortina encima de las cortinas de la casa que voy cerrando.
Yo domando mi propio enciframiento
ávido estoy de una memoria que va vengándose del doble fondo,
El otro lado de la vida espejea en esta avidez, ávido olvido es el mío.
Sangra mi corazón sobre un bosque de truenos
Los dioses se descompensan entre ellos
Otorgándoles a los muertos el placer de coagular el sol
A la ceniza, la vacilación de ir contra sí misma
A las aguas una orilla nueva,
A los fuegos un peligro desnudo.
Oyense alabanzas carnívoras en un bosque de truenos,
Un hombre y una mujer se visten con la ropa de unos náufragos,
Al ver que la vida resbala en un espejo.
Entran a cualquier casa a cerrar las cortinas
Ambos huelen a ese olor a niebla que tienen las rupturas
Ambos se seducen en un verano que se desangra.
Estaban a punto de besarse,
Encima de ellos un pájaro empezó a desplumarse
Tal era la descompensación entre los dioses,
Ellos lo entendieron, cerrando la otra cortina que se formo sobre ellos,
ávido olvido,
Sus lenguas yacen enroscadas en un bosque de truenos hasta un próximo otorgamiento
Los besos que no alcanzaron a darse los evoca el agua en orillas nuevas
Helos allí: Insectos que mantienen enigmas paralelos
No niego que escucho detrás de esas cortinas
Cuando él le dice: "Yo me he visto en la urgencia de pedirte que te vistas
Con la ropa de una mujer que murió en el naufragio, sobre todo
Que te desnudes después de esa ropa, para olvidar que una vez
Lo más fosfórico de ti misma renunció a mi sangre,
Solo porque te lleve la flor equivocada".
No puedo negar que escucho detrás de la otra cortina
Suspendida como talco en medio del ventanal
Cuando ella le dice: "Esto suele pasar cuando el verano se desangra, pero como perdonar
Que hayas llegado con la flor equivocada, así lo harás también ante mi tumba".
Los dioses no se dan cuenta que el otro lado de la vida espejea
He ahí las lenguas de quienes se sedujeron hasta hacerse crecer un bosque de truenos
Hasta entregarse un rio como padres de niebla
No puedo negar que escucho debajo del doble fondo
Cuando ella le dice: "No sé qué vestido ponerme hoy día, una nube de sal lo ha cubierto todo"
No puedo negar que escucho desde un peligro desnudo
Cuando él le dice: "La vida resbalo una y otra vez en el espejo, mi vicio es ahora lo invisible".
Yo el impostor doy fe y cuenta de todo esto
Fecho esto en esta madrugada desprovista
Que cae como talco en el cual froto mis manos
Domado mi enciframiento
Y un ávido olvido de lo que evocan las aguas,
De lo que se ha coagulado el sol,
Del peligro desnudo,
Del doble fondo.
El pájaro se desplumó una mañana
Ellos lo entendieron
Y allí yacen hasta un próximo otorgamiento.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net