Buscar
PANC
Publicado: Lunes, 19 de septiembre de 2016

5 poemas de Gustavo Marcelo Galliano


Residencia:
Rosario, Santa Fe, República Argentina.

Comentarios:
Escritor y poeta.
Docente e Investigador Universitario.
Columnista Literario Internacional.
Ha obteniendo numerosos premios y reconocimientos.

Sus escritos han sido seleccionados y publicados en prestigiosas revistas literarias y antologías internacionales, llegando a ser traducidos al inglés, italiano, francés, búlgaro y portugués.

Contacto:
ggalliano2004@yahoo.com.ar , ggalliano2009@gmail.com

Breve BIO
Argentino. Poeta, narrador, gestor cultural, docente universitario. Ha sido galardonado con el primer lugar en importantes concursos internacionales de Poesía y Narrativa. Ha publicado con marcado éxito el libro de relatos breves: "La cita". En preparación un nuevo libro de narrativa (Un dragón en el acuario) y un poemario (Ocultos tras la bruma). Ha participado en numerosas antologías literarias internacionales y ha sido publicado en revistas literarias de diversos países. Colabora con revistas de literatura y arte en Argentina, Canadá, España, Estados Unidos, etc.

- Miembro Fundador de Naciones Unidas de las Letras -
http://www.aveviajera.org/nacionesunidasdelasletras/id587.html>
-Embajador Universal de la Paz
- Cercle Universal  des Ambassadeurs de la Paix - SUISSE /  FRANCE -

cercleuniverselambassadeurspaix-dd.blogspot.com
- Miembro de Honor y Corresponsal en Argentina de ASOLAPO- ESPAÑA  
http://asolapoes.blogspot.com
- Miembro de Honor de ASOLAPO - Argentina

-  Miembro de la Red Mundial de Escritores en Español (REMES)
http://www.redescritoresespa.com/g/gallianogustavo.htm
-Miembro del Movimiento  POETAS del MUNDO
http://www.poetasdelmundo.com/detalle-poetas.php?id=3423
-Miembro de Unión Hispano Mundial de Escritores (UHE)
http://unionhispanoamericana.ning.com/profile/GustavoMarceloGALLIANO
-Columna Literaria
http://rossanamusica.com/portal/?cat=33



5 poemas


© REINA GRIS EN CIUDAD CREPÚSCULO© (1)
Por Gustavo Marcelo GALLIANO

Reina Gris gobierna,
Ciudad Crepúsculo observa,
la miel, la mies, la piel,
todo ofrendado a ella.
Baila Reina Gris,
baila decadencia,
que hoy tu infiel estirpe
al fin ya no procrea.
Soníe Reina Gris,
sin bufones ni Corte,
la suciedad de tu reino
sentenciando te absorbe.
Ríe Reina Gris,
ríe y alecciona,
que en tu reír bastardo,
la urbe no da loas.
Jadea Reina Gris,
revuélcate en tu odio,
que el carrusel del olvido
no gravará tu historia.
Estalla Reina Gris,
propagadora del mal ,
en tu paso pestilente,
de catadora seminal.
Solloza Reina Gris,
nosotros lo imploramos,
esclavos de tu lujuria,
con hiel amamantados.
Resígnate Reina Gris,
sin súbditos ni huestes,
nosotros, tus burlados,
reiremos de tu suerte.-

----------------------------


© SEDUCCION, LABIOS Y MAR© (2)
Por Gustavo Marcelo GALLIANO

Localicé el ocaso del día en mí,
creyendo ver tu sonrisa en la bruma,
evolución del silencio en frescura,
cual tesis desleal de mis sentidos.
Perduras, el olvido aún no erosiona,
te sumerges y emerges en las aguas,
cristalinas aguas de voluptuoso oleaje,
donde Poseidón no reina, sólo mi mente.
¿Fue la seducción mi soledad?
no, creerías que profané la necedad,
fueron tus labios con reminiscencia a Mar,
néctar divino que incendió a mi alma.
Lapso, detente impertinencia burda,
monólogo destructivo de mi ser,
agitarás el recuerdo hasta agotar la luz,
al resucitar tus labios estos versos.
Contemplé el respirar de la noche en mí,
creyendo ver tus ojos en la penumbra,
cristalizó el resplandor de la tiniebla,
ofrenda mortal, en la Bahía del Adiós.-




© ALGUIEN OBSERVANDO© 3
Por Gustavo Marcelo Galliano


Te he observado espiar tras las cortinas,
con la mirada perdida en algún horizonte,
devorando a otras gentes tan indiferentes
que machacan veredas sólo por costumbre.
He notado la inquietud de tus pupilas,
con manos crispadas por tanta impotencia,
y un suspiro profundo empaño los cristales,
sin poder destruirlos como hubieras deseado.
Te he visto observar desde tu fortaleza,
con frente sudorosa y aspecto cansino,
bebiendo la brisa que obsequia la noche,
sin penas ni glorias, solo por destino.
He descifrado de pronto tus dudas y temores,
náufrago del llanto que abraza la impaciencia,
soñando una isla sin tesoros ni puertos,
y miles de gaviotas de incesante vuelo.
Te he visto observar hacia mi ventana,
papel y lápiz en mano, escribiéndome algo,
y dudé entonces si en verdad existías
o un gigantesco espejo pendía del cielo.-



--------------------------------------




© LLUEVEN MARES© (4)
Por Gustavo Marcelo GALLIANO


Llueven mares de crisis
reportan los augures,
empolvando cerebros
con mustias remembranzas.
Soplan vientos de crisis
sentencia del profeta,
muérdago y laureles silentes
disfrazando el albor.
Queman soles de crisis
anticipaba el cacique,
y en tipis de miseria
su extirpe se extinguió.
Mutan eras de crisis
murmuraron las nubes,
y por necios mortales
escogimos ignorar.
Inundan crisis al tiempo
recordaron los patriarcas,
sentados junto a la hoguera
del conveniente olvidar.
Fue la crisis de Crisis,
en capullos desbordantes,
que ensangrentando la seda,
optaron por odiar.
Llueven mares de rencores,
de semillas fermentadas,
de árboles y pájaros agónicos,
de seres obsesivos cegando hermandad.-






© MIGRAR HACIA EL SOL © (5)
Por Gustavo Marcelo GALLIANO


¡Mundo... detén tu destructiva marcha...!
concédeme llegar más allá de mi sombra,
y migrar distendido hacia aquel Sol,
cobijando ilusiones que no saben de ardores.
La silla a mi lado se aturde tan vacía,
vacía está la sala, tan plena de gentío,
pero ella se ha ido, se marcharon sus pasos,
y aún sin conocerla, mi mente fue su estrella.
¡Mundo... déjame respirar... un verano más!
el letargo ha pactado y se declaró vencido...
permítele al dolor que duerma su demencia,
déjame migrar al Sol... migrar a su refugio.
Las voces se diluyen, se disipan en la brisa,
la multitud desaparece y yo anclado a mi vida,
solo junto a su silla, vacía de marcharse,
de marcharse pronta, para continuar siendo Sol.
¡Mundo... déjame recorrer su geografía!...
Y saborear su recuerdo, sonriendo, dulce miel,
que el marcharse no siempre se nutre de lo eterno,
que lo efímero, por tanto, no deja de ser tierno.
Que esta barca avance sin temor a tifones,
que esta balsa resista los embates de un eco,
que el faro de sus ojos me guíen suavemente,
y la calidez de su esencia nos refugie a los dos.
Que la marea no evoque ocultas remembranzas,
ni corrientes alienten venganzas de ultramar,
que el rumbo de la proa mi surcar no desvíe,
por cantos de sirenas intentando subyugar.

El guardián me avisa: final de la jornada,
nadie queda en la sala, tan solo unas banderas,
y aguardando regreses, suplicaré por refugio,
y que el Mundo me conceda migrar hacia tu Sol.-

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net