Buscar
PANC
Publicado: Martes, 20 de abril de 2004

Es Primavera en el Norte del mundo


Es Primavera en el Norte del mundo, y muchos se movilizan como golondrinas en busca de puestos de trabajo. Corremos tras ese sueño que queremos cumplir, esos espejitos que nos encandilan.
Presenté como tantos, una solicitud para trabajar en un lavadero muy grande que está en una localidad cercana de donde vivo. Me llamaron y en una algarabía total me presenté ansiosa y bien vestida a la hora citada. Mis manos húmedas, sentada esperaba a la encargada del sector donde sería destinada.

Una sueca se presentó ante mí y amablemente me condujo hasta el lugar donde estaba la ropa que debía ponerme, luego, tras recorrer ese enorme galpón con diferentes sesiones ocupadas por†tantos cabecitas negra, en su mayoría conocidos de la escuela donde estudiamos sueco, llegamos a los vestuarios donde me habilité a trabajar. De allí me condujo al que sería mi sitio. Una mesa de luz grande, guantes, bosal, una persona en frente y una banda transportadora al costado.

Arriba dos gigantes extractores silbaban esa tremenda melodía del ruido. Con el otro, solo los ojos nos veíamos, y que no podíamos levantar con frecuencia porque perdíamos velocidad, algo muy considerado. Caía ropa sucia, llegada de hospitales, a la que debíamos exponer a la luz para quitar todos los objetos que estuviesen en los bolsillos, luego tirarlas sobre la banda que las llevaba a otra persona ,que rodeada de canasto debía realizar la selección debida. Estabamos rodeados de mugre, olor a todo y ausencias.

Me mantuve parada, metida en mis pensamientos, tratando de crearles alas para irme lejos de todo eso que estaba respirando y que tenía tan a flor de piel, pero no podía, no quería creer todo lo que estaba viendo. Me resistía a que los que me rodeaban se resignaran tan fácilmente a ese regimen tan explotador, tan inhumano. Por suerte un compañero me dijo "este es un trabajo de mierda"…uno dijo algo. Pude ver que habían tres suecos en la sesión, qué raro!- me dije- después supe que eran casi analfabetos, tan fácil de oprimir como los extranjeros.

En la pausa de 10 minutos que no da ni para sentarse. porque despues de recorrer un largo corredor, llegamos al comedor y calentamos agua para un te o café y nos sentamos a tomarlo, ya hay que volver, escasamente se habla en los pasillos, y por lo general chistes de mal gusto, o se mira una gran tv que ocupa el comedor.

Nadie pregunta nada, nadie quiere saber nada… igual doy mi opinión y noto inmediatamente que soy segregada como "que me la doy no se de qué". Cómo alguien que recién entra, en lugar de estar agradecido de tener ese puesto en la Simonsen, ya está cuestionando todo?. Y a su edad, sin saber el idioma, pero qué pretende esa tipa?.. Me repliego en mi diferencia, me muerdo las entrañas que ya no tengo, y vuelvo al puesto de trabajo. Alguien dijo algo, alguien avisó, alguien…atrás me controla y me dice más velocidad. Todos rotan , pero a mí se me deja de castigo en el mismo lugar . Resisto, porque puse en pie de guerra mi dignidad, porque el precio de la diferencia quedará sin valor ante el necio que me enfrenta. Siento que las piernas van a traicionarme, son muchas horas que llevo parada y la espalda ya casi no la siento.

Me sirven tus caricias que las hago correr inventandome una medicina que disipe tanta mediocridad. Los miro a la cara y trato de imaginar sus historias, justificar sus actos, les sonrío, quiero dejarles algo distinto, porqué ya decidí QUE NUNCA MAS. Me devuelven la mirada, como si estuviera tocada por algún ser diabólico, sienten pena por mí. Yo no entiendo nada. Solo ese sabor que tantas veces atravesó mi boca…lentamente me quito la ropa, me ducho para lavarme tanta impotencia y emprendo el camino de regreso a casa. La noche fría aún, pero estrellada, no vi el atardecer ,allí ,no se ve nada solo polvo y espanto. Almafuerte viene a mi memoria "Del sagrado mantel de los altares, tambien se desprende polvo y basura".

Aquí, allá o donde sea las ideas somos nosotros, y de nosotros depende la realidad que nos rodea. Dame tu mano compañero que todavía se puede!!! Porque nuestros corazones encierran la Primavera

Negrita

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net