Buscar
PANC
Publicado: Jueves, 03 de febrero de 2005

Poemas de Osvaldo Ulloa (7)


Les ha ido bien

Dice que le ha ido bien
que cada vez gana más
y que pronto espera independizarse-
(Lo desmienten el cuello roto de la camisa
y una dentadura que pide a gritos un dentista).
Dice que le ha ido bien
que no puede pedirle más a la vida
que ha triunfado y aunque cueste creerlo
gana más de lo que puede gastar.
(Lo desmiente la mirada ansiosa y los tics nerviosos
que piden a gritos un cura o un psiquiatra)
Habría que estar sordo y ciego para creerles
a ambos que les ha ido bien en la vida.

A LA VELOCIDAD DE LA VIDA

La vida es más veloz
que la velocidad de la luz.
ya se sabe: nadie puede viajar
a esa velocidad sin desintegrarse.
Nadie dura mucho viajando
a la velocidad de la vida
que es más rápida que la de la luz:
todos nos desintegramos.


A LILY SEPULTADA EN Sí MISMA
SONETO
Paráfrasis de Quevedo

Buscaste eb Lily a Lily, ¡ Oh, Osvaldo!
Y en la misma Lily a Lily no la encontraste:
Restos de resecos ecos son los que ayer tiernos sentimientos
Y el resentimiento en sepultura de sí misma la ha convertido.

Ruinas de sus ojos sus ojos y de su cabellera su cabellera:
Su cuerpo el espacio donde me entregaba su alma
Es caricatura de la criatura hermosa que aplaudían
Los estudiantes en los pasillos de la universidad.

Solamente la amargura permaneció, cuya corriente
Arrastraba hacia ningún mar un tiempo vacío
Como un río caudaloso sin aguas y sin peces-

¡Oh, Lily! De la hermosura que fue tuya huyó
aquello que te daba vida y en su lugar sólo AY
el vacío envejecido que nada le dice a nadie.


EL POETA QUE NO ES POETA

El poeta en su poesía
No dice nada de lo que siente
Nada de lo que realmente piensa.

Para qué le sirve entonces
La poesía al poeta ?

Para que le digan poeta
Para entrar en el círculo de artístas
Para que lo inviten al programa de tv
Donde no habla de poesía
Sino de cómo un poeta ve el último
Partido de fútbol del mundial.

El poeta en su poesía
No dice nada de lo que siente
(él le teme a sus verdaderos sentimientos)
El poeta en su poesía
No dice nada de lo que realmente piensa
(sabe que perdería la simpatía de lods que lo halagan
y aplauden por decir lo que ellos esperan que diga(

El poeta realmente en su poesía no dice nada.


La señora

De la corteza de un árbol antiguo
está hecha su cara
donde sus ojos sin vida
miran severos.
Lo demás es lujo:
collar pulseras prendedor.
Hay quienes le llaman elegancia
a ese mostrar cosas
que busca desviar las miradas
de lo que en verdad ella es:
piel del árbol viejo
que no da ni flor ni fruto
plantado en el desierto
que es su propia alma.


MI EX

Se ha alejado como la resaca
con resentimiento
arrastrando hacia las profundidades oscuras
la arena del tiempo y la humana mirada.
Hoy es una perra fina vertida en molde de mujer
no piensa ergo no quiere
no ve más allá de su fina nariz
se sabe por sus instinto canino
todos los caminos
que conducen al dólar
al sabor del sexo del buen vivir
y al hueso que le arrojan a diario
sus amos sus dueños los instintos.
Yo la amé cuando fue mujer
ella lo decía con sus ojos
cuando vivía el presente el pasado y el futuro
en un instante único
que afloraba en sus labios
en forma de palabra o beso.


José Muñoz

Cuando cantas la muerte
tocando la guitarra punk
la cabeza inclinada
meciéndose hacia adelante
uno dos tres
uno dos tres
uno dos tres
¿es la guitarra lo que miras
o es tu propio corazón
inexistente ahora
un vacío que late
uno dos tres
uno dos tres
uno dos tres?
Escucho a Los Ramones
con mi hijo de veinte
mirándote en ellos
tú que tocas la muerte
con jens rotos con el alma rota
con el pelo cubriéndote la calavera
que se incrustó en ese rostro
que me fue tan familiar
en mi adolescencia
tú mi mejor amigo
que sabes vencer la ley severa
si se trata de compartir el rock.


Abuelo

Entro en el dormitorio
está totalmente oscuro
sé que el abuelo está en su sillón
lo saludo y su voz enronquecida
por la penumbra me responde con cariño.
Entro en el dormitorio
(tengo hoy ya la edad
en la que bien podría ser abuelo)
está totalmente oscuro
sé que el abuelo no está en su sillón
pero lo saludo y su voz enronquecida
por la muerte me responde con cariño.

Jesús

El pequeño cow-boy
montado en su bicicleta
caballo bípedo de patas circulares
con el dedo índice hace el cañón
y con el pulgar el percutor del revólver
con el que le dispara a la luna llena bang
y mientras nos mirámos riéndonos
de la tierna ingenuidad del hijo
la luna herida de muerte
se desangra en oscuridad.
No nos vemos ni las narices
cuando desde todas partes
aparecen peces color ensueño fosforescente
payasos risas elásticas que se estiran
y se encogen y se vuelven a estirar
surgen personajes de libros de cuentos
Alicia y la Reina de Corazón
Peter Pan y Robin Hood
y gnomos y hechiceras y pegaso.
Al cabo de un instante eterno
-como vuelve la luz después de un apagón-
tenue la luna va retomando su brillo y su tamaño.
Entonces nos miramos maravillados
pero Jesús no parece darse por aludido:
para él no constituye ninguna novedad
poblar la oscuridad con magia y fantasía.



Akela
Sabía más de mí que yo
puso en una noche de la infancia en un bosque
a un lado de la balanza el increíble cielo estrellado
y al otro lado mi alma infinita de niño
y con su magia Akela logró la igualdad.
Tengo en la memoria su voz el frío de la montaña
el olor del fuego al que le dábamos vida con ramas
de eucaliptus y pinos
pero mi alma - como un órgano que no se usa -
se ha atrofiado y hoy un puñado de terrenal tierra
inclinaría hoy la balanza a su favor.


El tío bueno

Al bueno de mi tío lo ví muchos domingos
abrir las páginas del periódico
como si estirara las alas de un pelícano
a mí me pasaba la hoja de los chistes.
Más tarde a la vuelta de los años
supe que había comenzado a abrir
domingo a domingo
un ave de sombras y en sus plumas negras
leía los símbolos de su alma atormentada.

Mi tío el bueno un domingo
abrió también como un periódico
su hermana muerte
y con su muerte también murieron las vacaciones
esas de te has quedado negro negro como el carbón
esas de adiós mundo cruel ya nunca te veré.

Autorretrato a los 39 años

Busqué en el lugar equivocado
a los niños que habitamos en la infancia
es que todo lo demás es igual el presente
como un espejo refleja la noche la calle del barrio
los niños jugando a la pelota
la numeración de la cuadra del 1300al 1400 la misma
el olor de las flores - el de siempre
esto no fue un espejismo de lo que viví es un espejo
donde se refleja mi barrio treinta años después
pero nada es igual a la luna no se la había pisado los yankees
ni estaban alcoholizados mis mejores amigos
ni llenas de arrugas ni obesas las hermosas niñas.
Debí buscar en mi pieza de hoy
con la luz apagada y con música del recuerdo
haciendo a un lado la maleza hasta dar
conmigo junto a los amigos en la calle
en la noche en el partido de fútbol.
Pero suele ocurrir que uno busca
en el lugar equivocado
me pasó con Lita cuando busqué
a la Lita que me amó
en la Lita que ya no me amaba
al menos con ese amor valiente y apasionado.
Tonto yo
que me salgo de mí cuando quiero buscar algo
que sólo está en mí no sé si entre los recuerdos del horror
o en esa zona donde la animal alegría hace que uno sea bueno.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net