Buscar
PANC
Publicado: Lunes, 14 de febrero de 2005

Poemas de Osvaldo Ulloa (8)


Aldita mi mejor amiga

Amó con un amor que no fue amor
sino amor a la seguridad y a la plata
odió con un odio que fue más que odio
como ese que sienten los enemigos en las guerras
despierta soñó pesadillas
sus caricias no fueron caricias
sino un afirmarse en el pasamanos por miedo al vértigo
su sonrisa no alcanzó a ser risa sana
su llanto fue un alarido sin sonido
su esperanza fue falsas esperanzas
sus dudas fueron certezas que defendía con dientes y uñas
sus certezas fueron dudas que le duran desde la infancia
su vida no fue vida no podría serlo
y porque a pesar de todo la quise mucho
me gustaría también que ahora que tiene cáncer
que si llega a morir su muerte no sea una muerte de verdad.



El guatón chueco

Habla de sí mismo en tercera persona
él que necesita del halago
como un río la pendiente
para poder avanzar
hacia el mar
él resbala hacia su autoimagen
de protohombre
el muy protozoo.
Pero quien se atreve a condenar
que sea torcido
que en él sea como un tic
opinar malintencionadamente
de sus amigos y parientes
pensar mal de los demás
y pegar la puñalada por la espalda
mientras besa a la víctima.
Si el es torcido es porque ha tenido
que contorsionarse como esas raíces
que crecen en forma desordenada
buscando desesperadas el agua escasa.
Otro sería el pobre infeliz
si hubiera llovido diluvios
o si el río que regaba el Edén
le hubiera dado de beber.
Que nadie se atreva a condenar
al muy hijo de puta
puesto que razones tiene de sobra
para ser así
y lo mismo vale para los asesinos
torturadores violadores ladrones
traficantes de blancas y de drogas
explotadores y sinverguenzas
y para todos los demás
incluído tú mi lector hermano mío.



La vieja alcohólica con plata

Es una botella del mejor whisky
tú la abres y perfuma el ambiente
como lo haría un perfume exclusivo.
Ella luce cosas de oro como adorno
cadena collar reloj
pero si miras bien las cosas
ves que es el color del whisky
el que lo ha impregnado todo.
Ella sabe que está enferma de borracha
pero lo echa a la broma como todas las cosas
excepto las relacionadas con dinero
su otro vicio que a diferencia del trago
lo hace público para sentirse importante.
La verdad es que ella hace más daño
por todo lo que deja de hacer que por lo que hace.



El viejo

Algo que hace años
no veía
ahora sorprende
a sus ojos cansados.
A otros esto no les dice nada
pero a él le ha traído ese tiempo
en que sentía su cuerpo fuerte
cuando amar era vivir muchas vidas
en una sola jornada de besos y caricias.
El pasado ese territorio terrible
donde lo perdió todo
ha sido generoso esta tarde
con el viejo
al recordarle que su boca
llena de silencio y duro pan
un día besó un cuerpo como un milagro.



El único

Entra al sueño y despierta
en otro espacio-tiempo
sintiéndose el mismo de siempre
pero al hablar con los otros y las otras
al ver cómo actúan
las cosas que los motivan
la forma especial que tienen de sentir
se da cuenta de que todos saben
de dónde vienen y adónde van
todos se conocen a sí mismos
todos tienen demasiada paz
y son felices completamente.
Con preocupación primero
luego con molestia
que se transforma en horror
comprende que él es el único
que no sabe de dónde viene y adónde va
él es el único entre todos
que no se conoce a sí mismo
él es único con sentimientos oscuros.
Cuando siente que su corazón
está a punto de estallar de angustia
despierta y comprueba que se trataba
sólo de una pesadilla
que él es el de siempre
y las cosas a su alrededor también.



El Solitario

En la penumbra de su pieza
la brasa de su cigarrillo
es un sol diminuto
que describe órbitas irregulares.
Cuando el solitario da la última pitada
la oscuridad total lo instala en medio del mar
su cama la mecen amenazantes olas
(los nervios le han dicho los doctores)
si se baja de la cama sabe que se ahoga
en un agua negra como sangre de la muerte.
A la deriva siente que todo está muy más allá
hasta sus propios pensamientos los siente como lejanos
sabe que tiene que resistir atrincherado
en su lecho de enfermo de soledad
tiene que esperar que la luz de la madrugada
disuelva las negras aguas y los negros recuerdos.
El solitario vive en plena muerte
sueña conque le sonría la suerte
desde la sonrisa de una mujer hermosamente desnuda
fuego desnudo con el que hará retroceder las fieras
que son su alma sin otra alma hermana
en medio de un mar cuyas aguas tenebrosas
las tiñe la oscuridad que sube desde las profundidades.



El Intolerante

Si de mí dependiera
los fusilaría a todos
le confidenció a su madre
cuando tenía quince años
A los treinta las traiciones
bien ejecutadas
las adulaciones
el oportunismo oportuno
la sangre fría
el buen cálculo
lo han elevado al rango
que ostenta con orgullo.
Ahora sí depende
de él fusilarlos a todos
a los judíos y homesexuales
a los marxistas y a los intelectuales
que en las fosas comunas suman miles.



Un viejo

que al ver a la linda muchacha
recuerda una novia que tuvo
hace sesenta años
los recorre en un instante
y siente otra vez su piel joven
besada por la hermosa
su boca otra vez tiene el sabor
de ese cuerpo que sabe tan bien
gusto a vida llena de vida
lo inunda el aroma de los cuerpos
el aroma de la primavera
que nace de aquel abrazo
dado hace sesenta años
y al ver la distancia
que hay entre el ayer y el hoy
de esas grietas oscuras
que son los ojos del anciano
sale una lágrima.
Sin embargo el anciano
sufre en balde
sesenta años atrás era un adolescente
que sufría de soledad
deseoso de una joven hermosa
como la que ve ahora.
Nunca fue amado
por una mujer tan linda
las que lo quisieron él no las quiso
porque tenían nariz de bruja
ojos de pescado cuerpos fofos
o tan flacos que al abrazarlas
se abrazaba a sí mismo
todas todas eran feas
como la muerte
que pronto lo estará besando
con labios afilados de frío.



El motorista cuarentón

Cuando fue adolescente
lo humilló la ráfaga de viento
de las motos que destruían su paz
con un ruido que no estaba
al alcance del bolsillo de sus padres.
Han pasado los años
que mató trabajando
para lograr un mar de cosas
entre las que sobresale
(como en un afiche de publicidad)
ella la Harley Davidson de 1000 cc.
Sin embargo su dicha no es completa
por más que acelera no logra alcanzar
la velocidad que lo llevaría al pasado
a sus quince años.
El cuarentón no logra comprender
que esa velocidad - al igual que su pasado -no existe
y que todos sus esfuerzos por vivir lo que no vivió
de antemano están condenados al fracaso.



El Frustrado

Se metió a un grupo scout
y no encontró ni aventuras ni amor a la naturaleza
sí rencillas que le erosionaron el alma.

Se metió a una Iglesia Cristiana
y no encontró a Cristo
pero sí a pastores y sacerdotes que se creían Dios.

Se matriculó en una Universidad
pero no encontró El Saber ni La Universalidad
sí halló mentiras disfrazadas de argumentos científicos
y un saber con minúscula que distraía de El Saber.

Se inscribió en el Partido Socialista
pero sólo encontró burgueses
que luchaban por perpetuar el capitalismo.

Se le ocurrió casarse y formar una familia
sin saber que lo que hacía era abrir
una sucursal en el infierno.

Frustrado como estaba se encerró en sí mismo
sin esperar nada de nada
pero en su silencio de sepultura
escuchó al mar que le hablaba desde su interior
y le prometía aventuras con sirenas y piratas.
Encontró en su alma iluminada y en penumbra
a Cristo crucificado y resurrecto.
Descubrió que El Saber
lo da el escuchar ver y oír
a la vida que en todas partes vive.
Se dio cuenta de que la explotación
dejaba de existir si a sí mismo
comenzaba a tratarse con caridad.
Entendió que para ser padre
es necesario primero engendrarse uno mismo
y para ser esposo hay que despertar
el lado femenino que lleva el hombre adentro.
Cuando el frustrado
se encerró en sí mismo
se realizó como persona
y al verlo feliz llos demás comenzaron a imitarlo
entonces el mundo fue un poco (no mucho) mejor.



La señorita

Se murió de cáncer al estómago
recién me lo han contado
y recuerdo la última vez que la ví
hace apenas un par de meses
cuando se indignó por mi lenguaje soez
y fulminándome con la mirada se marchó
indignada ofendida.
Quién hubiera pensado
que se iba a su muerte
ella que de puro delicada
parecía no tener fin jamás.
Me la estoy imaginando muerta
y me parece escuchar
el murmullo obsceno de los gusanos
diciendo algo así como tá guena la mina
mientras se deboran sus ojos ofendidos
sus oídos asépticos.
Qué tontera la tuya, Corina,
enojarte conmigo por unas palabrotas
lanzadas al aire sin intención de ofenderte
y que jamás fueron tan sucias como las que te dijeron
a oscuras en tu sepultura los bichos de la muerte.


El profesor

Hacía diez años que no lo veía
y me costó reconocerlo
con esa calvicie
que preanuncia su calavera
bajo esos lentes gruesos
como potos de esas botellas
que debe haber vaciado por montones
según se deduce de su nariz.
Su voz es la de un viejo
lo mismo sus ideas pasadas a pasado
dejan entrever sentimientos en bruto
(de hombre embrutecido por la vida).
No reconocí en él al joven que conocí
se nota que a su rostro lleno de arrugas
le ha faltado la caricia de mujeres hermosas
y la brisa del mar en el verano
o de la cordillera en invierno
se nota que su voz no ha recibido
los beneficios del confort del lujo
cuando retumba en una elegante oficina
pidiéndole a la secretaria un documento importante
se nota que ningún documento importante
lo ha tenido ocupado
se nota que su yo ha recibido pocos
dígame señor en qué puedo servirlo señor
es un placer atenderlo estaba bien el menú
y cosas por el estilo de vida de los ricos.
Pobre profesor envejecido antes de tiempo
luché contra mi mirada y mi voz
para que no delataran lástima
pero sé que me vencieron
perdona viejo esta ofensa
que se suma a las muchas que has sufrido.



El obrero

Vuelve de la dura jornada
en la cual le exigían
que hiciera mil
y sólo logró hacer la mitad
el patrón lo increpó
flojo torpe holgazán inepto
y con una mano-garra
le arrancó de raíz el corazón.
El obrero llega a su casa
pero a sus hijos
no puede amarlos sin corazón
no puede decirle mi amor
a su mujer gris
y el vacío que lleva
en medio del pecho
le duele con un dolor de muerte
por eso trata de llenarlo
con vino barato.
El obrero llega del trabajo
le exigían que hiciera mil
y no lo logró
holgazán
flojo
inepto
incompetente
le gritó el patrón
mientras le arrancaba el corazón
que le era tan necesario
al obrero y los suyos.


Los siameses

No son hermanos sino esposos
están unidos no por órganos
sino por cosas comunes
los une la compra de una casa
los une un nuevo automóvil
un viaje de vacaciones
un buen colegio para los hijos
un ascenso en el trabajo
para cualquiera de los dos
da lo mismo si están pegados
por el best-seller que leen
por la serial de tv que no se pierden
por nada del mundo
por la cena en el buen restorán.
Al igual que todos los siameses
sienten y piensan igual
pensamientos aprendidos en la familia
en el colegio en el grupo de amigos y en los mass media
pensamientos que los hacen sentir de un modo idéntico
furia mortal contra los punkies hippies y artesas
indiferencia ante el millón de muertos en ruanda
excitación frente al electrodoméstico de tecnología avanzada
abulia ante el dolor que ataca a los pobres por todas partes
pánico ante un espejo que les muestre algo más que sus cuerpos.
Están obligados a soportarse el uno al otro en todo momento
se quieren y detestan a la vez
saben que se morirían si los separara el bisturí o la vida
no es un solo hígado o un sólo corazón lo que los une
los esposos siameses están unidos por algo más importante
por las cosas que tienen y por las que ansían tener.


La madre hija

Quiere ser parida por alguien
que no sea la angustia
necesita que la acunen y ayuden
a quedarse dormida.
El frío y el hambre la hacen llorar
pero también la soledad la angustia la melancolía
quiere que la protejan ahora que se ahoga
en sus cuarenta años de prehistoria personal
y necesita que la guíen que le señalen claramente
dónde está el bien y dónde el mal
por eso hace de su hija su madre
claro que disimuladamente
como quien pregunta por preguntar
y su hija madre a ella que es madre hija
la acurruca contra sus senos de adolescente
que no han dado leche todavía
pero sí la paz que requiere
una mujer que ha dado a luz muchos hijos
sin salir jamás de la oscuridad.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net